14 julio 2020
  • Hola

Chatón: “Dejo toda la ropa de abrigo en Salamanca, mi intención es volver”

“Tanto la pandemia como la lesión han tenido su encanto... Esto sin duda es mucho más difícil, de la lesión saqué un curso intensivo de paciencia y gané; con el virus solo he perdido”, dice en su punto final al curso

03 may 2020 / 19:24 H.

Jorge 'Chatón' Enríquez ha rasgado su monotonía del Tik Tok -la plataforma de vídeos de moda- en 48 palabras: "Pues así, después de un año atípico, termina una temporada más. Un año lleno de cosas extrañas pero sobre todo repletas de aprendizajes. Estoy seguro que uno de los años más importantes ha pasado para mí en lo personal. Agradeceré siempre al Salamanca UDS por cada oportunidad".

–Se va de Salamanca. Abrió las redes sociales y dijo adiós. Pero ¿cómo?, ¿cuándo? ¿dónde?

–Tenemos el permiso del club para viajar a casa, los niños no van a poder volver al colegio... No tenemos ataduras y creemos que es el momento de volver a México. Tenía el regreso a Guadalajara, que es donde está nuestra residencia, fijado para julio pero lo hemos adelantado al lunes. El martes ya estaremos allí, en nuestra casa, con nuestras familias y nuestros cuatro perros.

–El club le ha dado permiso para irse... Y eso significa que puede que para no volver: su contrato acaba en mayo.

–No he hablado con el club de es aún. Es normal, hasta ahora han tenido otras ocupaciones como ver como terminaba la Liga. Ahora, supongo, que será el momento de que empiecen a pensar en el futuro. Yo dejo toda la ropa de abrigo en Salamanca porque mi intención es volver. Me gustaría seguir jugando aquí la verdad. Pero no cierro ninguna puerta.

–Si hubiera jugado su último partido en el Helmántico: ¿qué se lleva en la maleta de recuerdo a México de su experiencia en Salamanca?

–Me llevo muchas cosas. Incluidas de fuera del Helmántico. De estos días tan difíciles me llevo una lección. La gente ha sido ejemplar, el ejemplo de responsabilidad de todo el mundo. Eso me ha dejado impresionado y ahora que nos vamos a confinar allí lo pondré en práctica. Del fútbol me llevo una lección de garra, el nivel es distinto y donde no llega la calidad llegan las ganas y la lucha. Esa lucha me ha servido para superar mi lesión... Y también me llevo en la maleta que me voy invicto: no perdí ningún partido aquí.

–Se macha sin que el contrato haya expirado y sin que la Federación haya dicho de forma oficial, aunque el club ya les de permiso, de cómo acaba la Liga. Deja dos cosas sin terminar, ¿no le da pena?

–Mucha. Lo que más no acabar la Liga. Jugué muy poco este año y es lo que más ganas tenía y tengo. Tuve la lesión, me esforcé como nunca en mi vida para volver, horas y horas de entrenamiento, volver con ese dolor tan intenso que tenía, me he antepuesto a muchas cosas... y nos ha pasado esto. Es la temporada que más he aprendido: me llevo un curso intensivo de una paciencia que pensé que no tenía.

–Habla de que la lesión le sirvió para afrontar la pandemia, ¿qué ha sido peor para usted a nivel personal?

–Buf. Las dos cosas tienen su encanto... Creo que esto. La lesión era algo que yo manejaba o que al menos dependía de mí, pese a los informes médicos. Nunca me he sentido listo para tener que retirarme con 28 años y lo logré. Esto que nos ha pasado ahora es incontrolable. Con este virus todo hemos aprendido y perdido algo con esto. Con la lesión creo que aprendí, pero solo gané.

–Vuelve a Guadalajara, a México. ¿Cuánto de difícil ha sido lograrlo teniendo en cuenta, por ejemplo, que de Salamanca a Madrid está prohibido viajar por las restricciones de movilidad? Y usted no va ahí solo, sino al otro lado del Atlántico.

–La verdad que han sido muchas cosas pero afortunadamente he tenido muchísima ayuda de las autoridades y del club. A Ciudad de México solo salen dos vuelos semanales y tuvimos la suerte de que para el lunes podíamos cambiar los billetes de julio. Luego, la embajada, a la que estoy muy agradecido, nos hizo todo muy fácil, nos extendió los permisos de movilidad y de transporte extraordinario, para poder viajar toda la familia junta en una sola furgoneta de Salamanca a Madrid, porque por ley ahora nos hubiera tocado ir en dos y nos hubiera costado cerca de 600 euros. Viajamos en furgoneta porque no hay ni tren ni autobús. En el aeropuerto tenemos que seguir las normas que nos digan... Y ya en México todo es más sencillo.

–En México la situación empezó más tarde que en Salamanca: van de un confinamiento estricto a, puede, que otro.

–Sí. Pero va a ser distinto. Aquí teníamos un balcón... y, bueno, una piscina hinchable que le compré a los niños. Nuestra casa de allí tiene jardín y mascotas.