Borrar
Jorge Recio, al terminar un encuentro en el pabellón de Würzburg. LAYA
«No podemos equivocarnos: ha sido una decepción la falta de ambición de algunas»
Entrevista a Jorge Recio

«No podemos equivocarnos: ha sido una decepción la falta de ambición de algunas»

El presidente del Perfumerías Avenida hace balance destacando los malos momentos que han tenido que superar gracias al apoyo de la afición y el cuerpo técnico

Alex G. Santana

Salamanca

Jueves, 11 de mayo 2023, 09:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Una vez concluida la competición, sin títulos para el Perfumerías Avenida más de una década después, su presidente, Jorge Recio, hace balance, destacando los malos momentos que han tenido que superar gracias al apoyo de la afición y el cuerpo técnico. Y lo tiene claro tras la decepción con algunas jugadoras: «Queremos gente que venga a luchar por el escudo y no a lucirse ellas».

Terminada una temporada muy dura. ¿Cuál es su balance?

—Está claro que no conseguir ningún título no gusta, pero hay que analizar todas las circunstancias que hemos tenido, las más graves de nuestra historia. Hemos estado en las finales de España y en la Euroliga hemos peleado por la Final Four contra uno de los grandes. En el lado deportivo no estoy contento, pero sé que todo lo que nos ha pasado nos ha hecho más fuertes como club y el equipo se ha recompuesto. Es curioso que en la Liga Femenina todo el mundo cumple los objetivos y nosotros no lo hemos hecho, sabiendo todo lo que hemos tenido que superar. Le pongo un 8, porque no hemos rematado.

¿En los momentos más duros en noviembre o diciembre veía posible luchar por los títulos?

—Entonces no podía pensar más que en el día a día, en dar soluciones. Desde fuera nos daban por muertos, pero yo no podía pensar en eso porque cada día nos pasaba una cosa nueva y tuvimos que ir poco a poco reconduciendo la situación, que no lo veía fácil.

¿Se ha llevado muchas decepciones esta temporada?

—Sí, está claro. Pero por la falta de ambición y ganas de algunas jugadoras. El espíritu de lucha, o lo tenemos todo el equipo o no nos va a ir bien. Siempre nos ha condicionado el ADNAvenida y no todas lo han tenido en la pista y además se han conformado con lo que han hecho.

¿Todo lo que ha ido pasando ha modificado su premisa de tener el equipo de la próxima campaña hecho hace tiempo?

—No, porque era más fácil centrarse en el futuro y calmar el presente, que es lo que intenté ayudado por Raquel Romo y con Pepe Vázquez. Competir en el día a día pero empezando a formar la plantilla del futuro a gusto del entrenador desde el principio. El equipo está bastante avanzado pero nos falta cerrar alguna posición.

Nuevamente con el hándicap de que las grandes estrellas norteamericanas no podrían estar al final.

—Ya dijimos el año pasado que no ficharíamos ninguna jugadora que se tuviera que ir, pero la marcha de Mc Call y la aparición de Onyenwere nos hizo asumir que no estaría al final porque la necesitábamos. Y se juntó con la lesión de Carleton, dos jugadoras sobre las que giraba el equipo. Todos tenemos claro que el año próximo tendrán que irse todavía más pronto y que seguramente nuestra liga acabe más tarde, así que todos hemos pensado en fichar americanas que no vayan a la WNBA.

¿Ha hecho el equipo de forma distinta, ahora con Raquel Romo y Pepe Vázquez?

—Siempre he dicho lo de 'zapatero, a tus zapatos' y ellos saben mucho más de baloncesto. Yo puedo hacer una selección impresionante, pero lo que hay que hacer un equipo. Estoy muy contento con el rendimiento de todo el staff, todos a una. Gracias a ellos hemos podido sostener lo que había.

Ahora el entrenador podrá comenzar a hacer ese equipo desde el principio. Apostó por Pepe Vázquez sin saber lo que pasaría.

—Lo tenía clarísimo. No puedes exigir a alguien que te venga a ayudar renunciando a un contrato en un gran club a cambio solo de unos meses. Tenía una especial confianza en él y no dudé que fuera para esta temporada y la próxima. Y Pepe Vázquez sigue siendo de mi total confianza.

¿Lo que ha pasado estas últimas semanas en lo deportivo y ese bajo rendimiento del que hablaba en algunas jugadoras le ha servido para cambiar de decisión en cuanto a posibles renovaciones?

—Primero teníamos claro lo que queríamos fichar y después las renovaciones sí han ido más lentas, porque las teníamos aquí y ha ido habiendo conversaciones. Todos teníamos claro al ver el mercado que no nos iban a mejorar a las que sí queríamos que continuaran y todo ha ido llegando.

Por cómo está el Avenida 2023/24 y lo que sabe de los rivales, ¿dónde va a poder estar el equipo?

—No tengo ni idea de lo que están haciendo los demás. Si fuera por la mayoría de lo que sale en las redes sociales todos los años tendríamos plantillas de veinte jugadoras. Muchas veces coincidimos al interesarnos por ellas, pero Avenida va a intentar seguir siendo el mismo: jugar las finales e intentar ganarlas. No vamos a tener un objetivo inferior porque no hay nada que nos haga pensar que tenemos que ser inferiores. Sin ese ADN no seríamos Avenida y sobraríamos muchos. Hemos jugado las finales y a ver si seguimos haciéndolo aunque está claro que la Liga Femenina ha subido muchos enteros. Estamos condicionados por lo de la WNBA, con jugadoras que pueden estar para la Copa pero no estar al principio o irse antes del final, y todo se va a igualar. Y por desgracia le afectará más al baloncesto español en Europa porque los rivales sí podrán fichar a las grandes jugadoras que en España vamos a dejar de ver.

¿Va a ilusionar el equipo a la afición?

—Nunca se sabe, porque el otro día había 3.000 personas que pueden ser entrenadores y cada uno tiene sus gustos, pero quiero que sepan que lo estamos poniendo todo para hacer un equipo muy competitivo. Con jugadoras que sientan la camiseta y que lo importante es el club, no ellas de manera individual. Si lo logramos, aunque luego no salga bien, estaré contento. Queremos gente con mucha hambre de venir al equipo español más importante y uno de los grandes de Europa. Sigo llevándome sorpresas con algunas que van a venir de grandes equipos o habiendo tenido grandes contratos, pero es lo que tiene Avenida. No podemos equivocarnos:queremos gente que luche por el escudo y no a lucirse ellas. La imagen que queremos de avenida es la de 3.000 aficionados contentos el domingo aplaudiendo diez minutos después de perder una final y por eso esa lucha es lo mínimo que tenemos que exigir a las jugadoras. Y quiero agradecer a la afición cómo han tirado del equipo en todos los momentos difíciles, eso la hace todavía mucho más grande.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios