JJOO

España logra una medalla en unos Juegos de Invierno 26 años después

Regino Hernández conquista el bronce en la prueba de cross de snowboard

15.02.2018 | 10:37
Regino Hernández, tras finalizar su prueba.

El bronce logrado este jueves por el snowboarder Regino Hernández en los Juegos de PyeongChang (Corea del Sur) pone fin a una sequía de 25 años y 361 días en el medallero español, después del remoto bronce de Blanca Fernández Ochoa en Albertville'92 y el aún más lejano oro de su hermano Francisco Fernández Ochoa en Sapporo en 1972.

"Aunque gane la medalla no me corto la barba. Antes me corto los c...", aseguró el 'rider' malagueño, subcampeón del mundo por equipos el pasado año en Sierra Nevada, Granada, junto al abanderado Lucas Eguibar, al que una caída en las eliminatorias le frustró de repetir el diploma olímpico que se colgó en Sochi en 2014.

Nacido en Ceuta, pero criado en Mijas Costa (Málaga), Regino Hernández se aficionó pronto por el snowboard que practicaba en la cercana Sierra Nevada después de probar otros deportes como el balonmano, debido a una corpulencia (185 centímetros y 84 kilos) más propia de los 'Hispanos' que de un rider.

Con sólo 17 años se clasificó para los Juegos de Vancouver, en los que quedó en el puesto 31 al llegar a los octavos de final. Pronto llegaron los resultados y fue quinto en la Copa del Mundo de Baqueira en 2016 y cuarto en Feldberg en 2017. Perticipó en cinco Mundiales y esta temporada había logrado tres 'top ten' en Argentina, dos, y Turquía.

Fue cuartofinalista en la siguiente edición en Sochi, en la plaza 21, pero sus resultados en este curso en la Copa del Mundo -ganó con Lucas Eguibar en Montafon (Austria)-, la plata de Sierra Nevada y un circuito con muchos saltos en el tramo final, su especialidad, le hacían sentirse muy seguro de sí mismo.

Después de una primera ronda de 'foto-finish', Hernández dijo sentirse "hiperconfiado" mientras sus rivales eran zarandeados por un intenso viento favorable que le despejó el camino hacia su histórico podio. Cuando subió al cajón a recoger la mascota de los Juegos -la ceremonia de entrega de medallas es este viernes- apuntó con los dedos al cielo, en recuerdo de su entrenador Israel Planas, fallecido de forma prematura el año pasado.

"¡Me voy a pegar una panza de llorar cuando me relaje ...!", confesó al presidente del COE, Alejandro Blanco, con la bandera de España aún anudada al cuello y la emoción aún en su piel, apenas pocos instantes después de lograr el histórico hito de suceder a la saga Fernández Ochoa casi 26 años después.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies