20 marzo 2019
  • Hola

Sanidad pagará 6.000 euros más al año a los médicos de zonas de difícil cobertura

La Consejería de Sanidad reconoce “errores de planificación” y presenta un Decreto Ley con importantes medidas para solucionar el problema de la Atención Primaria

27 feb 2019 / 11:53 H.

La Consejería de Sanidad ha preparado un plan de medidas de choque para solucionar -o al menos afrontar- el problema de la falta de médicos de familia en Castilla y León y, sobre todo, en aquellas zonas rurales a los que nadie quiere ir y que se denominan puestos de difícil cobertura.

Del amplio paquete de medidas que este martes se avanzaron, la más significativa es la que ofrece un incentivo de 6.000 euros al año a los facultativos que trabajen en los puestos de difícil acceso. Es una decisión clave porque satisface las reivindicaciones que desde hace años realizaban los sindicatos médicos y que Sacyl se resistía a incluir en la negociación. Había consenso en que para hacer atractivas estas plazas urgía flexibilizar los horarios, que contara como mérito en la carrera profesional o que al cabo de un año los médicos estén disponibles en la bolsa de empleo. Pero los profesionales insistían en que era insuficiente. Había que introducir el factor económico, y la Consejería de Sanidad ha accedido.

Se estima que en Castilla y León existen 587 puestos de difícil cobertura, de los que 245 son médicos de familia. En el caso concreto de Salamanca se han identificado como zonas de difícil cobertura las de Aldeadávila, Fuentes de Oñoro y Vitigudino, aunque dentro de esas zonas básicas de salud hay puestos que no se consideran de difícil cobertura.

El coste estimado de esta medida para las arcas regionales es de 2,6 millones de euros al año, pero no solo los médicos se beneficiarán de este ‘plus’ económico. El personal de Enfermería recibirá un incentivo de 1.300 euros al año, mientras que el resto de categorías profesionales tendrán un ingreso extra de 300 euros.

En la declaración realizada este martes por la Consejería de Sanidad se reconocen “errores en la planificación de los recursos humanos”, y se propone como solución un Decreto Ley —tiene que ser aprobado mañana por la Junta— con cuatro grandes bloques. El primero es regresar a los incentivos económicos en función del cumplimiento de objetivos. El segundo son los mencionados alicientes para estimular los puestos de difícil cobertura. La tercera gran medida consiste en fidelizar a los MIR que se formen en Castilla y León con contratos más largos. Por último, un cuarto punto que contempla mejorar los servicios de transporte sanitario a la demanda.

La Consejería ha puntualizado que esas son las medidas que se pueden tomar desde el ámbito económico, pero le recuerda al Ministerio de Sanidad que el problema existe en toda España y que urgen otras actuaciones como la convocatoria extraordinaria de una OPE de Medicina de Familia, aumentar el número de plazas MIR, acreditar nuevas plazas de formación y ser más ágiles a la hora de homologar títulos médicos de extracomunitarios.

PALABRAS CLAVE