27 mayo 2020
  • Hola

Las comunidades autónomas rechazan reabrir este curso los centros de educación infantil

Los sindicatos tampoco están conformes con la idea del Gobierno, que deja ahora en manos de las comunidades el modo de finalizar el curso

14 may 2020 / 20:20 H.

El Ministerio de Educación y Formación Profesional dirigido por Isabel Celaá asegura que hay “un respaldo mayoritario” de las comunidades autónomas a la decisión del Gobierno de “priorizar” a los estudiantes de segundo de Bachillerato y cuarto de Secundaria para que reciban clases presenciales en la fase 2 de la desescalada durante el mes de junio.

Así lo ha comunicado el Ministerio tras la reunión telemática de la Conferencia Sectorial de Educación, presidida este jueves por la ministra Celaá y en la que han participado todos los consejeros de Educación de las diferentes comunidades autónomas. La mayoría de las comunidades, sin embargo, han manifestado su rechazo a reabrir en junio los centros de infantil para menores de 6 años, según han confirmado a Europa Press fuentes presentes en la reunión.

El plan de desescalada del Gobierno permitirá durante la fase 2, que llegará como pronto a algunos territorios a finales de mayo, el regreso voluntario a las aulas en grupos reducidos de alumnos de algunos cursos para recibir clases de refuerzo y repaso, como en el caso de los que están preparando las pruebas de acceso a la universidad.

Asturias, gobernada por el PSOE, es una de las comunidades que respaldan esta vuelta voluntaria a las clases en junio, que se extiende a los alumnos del segundo curso de los ciclos de Formación Profesional. Sin embargo, otras comunidades socialistas como Baleares han anunciado que sus estudiantes no pisarán las clases hasta septiembre. “De lo contrario sería una irresponsabilidad”, ha afirmado el conseller balear de Educación, Universidad e Investigación, Martí March.

La Comunidad Valenciana es partidaria de mantener la formación ‘online’ en lo que resta de curso y descarta el regreso de estudiantes a los centros salvo para actividades “específicas” como tutorías, mientras en Castilla y León “no parece factible” celebrar clases presenciales antes de verano, según su consejera de Educación, Rocío Lucas (Partido Popular). Andalucía y Murcia, ambas con gobiernos de PP y Ciudadanos, tampoco quieren abrir sus aulas este curso.

Euskadi fue la primera comunidad autónoma en anunciar la reapertura de sus aulas, fijando el 18 de mayo para la reanudación de las clases presenciales. Este jueves, sin embargo, el gobierno vasco ha decidido retrasar la fecha hasta el día 25 para “no tensionar” a la comunidad educativa, que había mostrado su rechazo a esta decisión.

En Cantabria, la vuelta a clase será “excepcional” a partir del 8 de junio, además de voluntaria y limitada a 15 alumnos como máximo por aula, siguiendo las indicaciones que ha establecido el Gobierno en el plan de desescalada.

Rechazo a la apertura de los centros de infantil

En la fase 2 de la desescalada, el Gobierno también permite abrir los centros de educación especial y de educación infantil. Estos últimos para que asistan los menores de 6 años cuyos padres tengan que regresar a sus puestos de trabajo, algo que los sindicatos docentes consideran “negligente” y desaconsejan otros sectores de la comunidad educativa.

La mayoría de las comunidades no respaldan la reapertura de los centros de educación infantil en junio. Entre ellas, algunas gobernadas por el PSOE como Aragón. El consejero de Cultura y Deporte de esta región, Felipe Faci, ha asegurado que “no se pueden garantizar las medidas sanitarias” en estos centros. Además, Faci sostiene que el curso actual “no puede finalizar de otra manera que no sea a distancia”.

La Comunidad Valenciana tampoco quiere abrir en junio los centros de infantil. Su conseller de Educación, Vicent Marzà, sostiene que “no se pueden garantizar en este tramo educativo las medidas de seguridad básicas como son la distancia social necesaria entre el alumnado de estas edades y sus profesores y educadores”.

El consejero madrileño, Enrique Ossorio, del Partido Popular, ha pedido a Celaá un informes sanitarios que avalen reanudar la actividad en centros de infantil. “Todos los miembros de la comunidad educativa con los que hemos hablado en los últimos días insisten en la absoluta imposibilidad de cumplir las normas de distancia social e higiene con los niños de 0-6 años”, ha argumentado Ossorio.

El Ministerio de Educación precisa que esta ‘vuelta al cole’ opcional y parcial a final de curso tiene que realizarse “respetando las normas de seguridad dictadas por el Ministerio de Sanidad” y planificando las actividades para “evitar aglomeraciones innecesarias”.

Por otra parte, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha asegurado este jueves en una comparecencia en el Congreso que el regreso de algunos menores a las aulas durante la desescalada es competencia de las comunidades autónomas y serán ellas quienes tomen las decisiones en esta materia.

El ministro ha recordado que las competencias en esta materia son autonómicas y son ellas quienes “conocen mejor” cómo poner en marcha estas medidas, igual que ocurre, según ha apuntado, con otros ámbitos de esta situación excepcional. Aún así, ha asegurado que el Gobierno “no va a desentenderse” de esta cuestión.

PROTOCOLO PARA LA SELECTIVIDAD

Sobre la Evaluación de Bachillerato de Acceso a la Universidad (EBAU), la antigua Selectividad, que se celebrará en todas las comunidades de forma presencial entre finales de junio y principio de julio, el Ministerio de Educación ha indicado que “cada comunidad autónoma es responsable de desarrollarlas en las mejores condiciones para el alumnado y el profesorado presente”.

Fuentes del departamento de Celaá indican a Europa Press que el Ministerio de Educación ya está trabajando con el Ministerio de Sanidad para establecer un protocolo de medidas sanitarias para las pruebas de acceso a la universidad, que cada año realizan más de 200.000 estudiantes.

Los sindicatos también lo rechazan

Los principales sindicatos docentes insisten en su rechazo a la reapertura de los centros de educación especial y de educación infantil el próximo mes de junio durante la fase 2 de desescalada como plantea el Gobierno, aunque la medida no cuenta con el respaldo de la mayoría de las comunidades autónomas, como ha quedado de manifiesto este jueves en la Conferencia Sectorial presidida por la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá.

Desde UGT se considera “inviable” la reanudación de la actividad en estos centros y afirma que está desaconsejada por los expertos. El sindicato reclama “primar exclusivamente los criterios sanitarios y la protección de la salud del alumnado y de los trabajadores y trabajadoras de la educación” ante la decisión de reabrir las aulas este fin de curso.

En un comunicado, UGT lamenta que en la reunión de la Conferencia Sectorial de Educación, donde también se ha abordado la ‘vuelta al cole’ del próximo mes de septiembre, “no se haya mencionado la necesidad de reforzar las plantillas docentes ni el imprescindible esfuerzo presupuestario” que estiman necesario para “garantizar la equidad y la igualdad de oportunidades del alumnado” tras la crisis que ha provocado el coronavirus.

En CSIF siguen calificando como “precipitado” el regreso de la actividad en los centros de educación infantil para que los menores de 6 años cuyos padres no puedan hacerse cargo de ellos porque tengan que volver a sus puestos de trabajo. “No hay garantías sanitarias plenas y es un esfuerzo innecesario para veinte días que restan de curso”, argumenta este sindicato.

CSIF reprocha al Ministerio de Educación su “falta de liderazgo”, mientras acusa a algunas comunidades de mantener una “posición partidista” que impide, en su opinión, alcanzar acuerdos que eviten más “incertidumbre” en el sector educativo. Desde el decreto del estado de alarma, el pasado 14 de marzo, en España toda la enseñanza se realiza a distancia, lo que afecta a más de diez millones de estudiantes.

“En estos momentos de incertidumbre, la situación del profesorado es crítica y está sufriendo situaciones de estrés por la falta de medios, de instrucciones claras y por el exceso de burocracia innecesario”, denuncia CSIF, porque “recae en ellos toda la responsabilidad sin que en ningún caso vean atendidas sus necesidades ni sus opiniones”.

El secretario general de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras, Francisco García, celebra la decisión de la mayoría de las comunidades autónomas de postergar hasta septiembre el regreso a las aulas de los centros de infantil y educación especial. “Era una situación de riesgo”, asegura.

La Federación de Enseñanza de CCOO cree que estos centros “tienen unas características particulares que hacen necesaria una exhaustiva planificación para iniciar nuevamente la actividad presencial”, y califica como “controvertida y no compartida por la mayoría de trabajadoras y trabajadores” la medida del plan de desescalada del Gobierno.

Esta semana, el sindicato STEs pidió mantener durante lo que queda de curso la enseñanza a distancia a la que se tuvo que adaptar el sistema educativo tras el estado de alarma, ya que “funciona razonablemente bien”. Además, advierte de que la reapertura de las aulas en junio “conlleva muchos más riesgos que beneficios”.

Por su parte Lorenzo Lasa, secretario de FEUSO CyL, ha señalado que ante la posibilidad de que sean las Comunidades Autónomas, las responsables de decidir sobre la incorporación a los Centros Educativos para la finalización del curso escolar entiende que es momento de preparar un plan de apertura de centros cara al curso que viene, organizado y con todos los medios necesarios, de tal forma que no se realicen ningún tipo de reincorporación de alumnado de ninguna etapa a las aulas, y de igual forma de ningún trabajador.

Ante la tremenda situación que están atravesando muchos centros concertados como consecuencia de este pandemia sin precedentes, FEUSO CyL solicita se estudie un plan de choque económico para amortiguar los estragos que están sufriendo. Una de estas medidas sería el concierto del Primer Ciclo de Infantil, Bachillerato así como el aumento de la partida de otros gastos para PAS.