03 julio 2020
  • Hola

La nueva normalidad en Castilla y León: suspendidas todas las fiestas patronales, distancia social y mascarillas

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, califica el verano como "distinto" pero "de descanso y de vuelta a las actividades laborales y de ocio"

19 jun 2020 / 18:29 H.

Francisco Igea, vicepresidente de la Junta de Castilla y León, ha explicado las normas que se adoptarán en la Comunidad ante la nueva normalidad que comienza con el final del estado de alarma. Ha indicado que se ha elaborado un plan de medidas de prevención y control para continuar haciendo frente a la crisis sanitaria que considera "imprescindible" en el momento que finalizara el estado de alarma.

El acuerdo consta de un extenso anexo con las medidas que se recogen en este acuerdo. Igea ha explicado que se ha elaborado "utilizando la comparación con territorios cercanos como Galicia, Cantabria o Madrid que lo que pretenden es simplificar la norma en todo lo posible".

Uno de los acuerdos que ha resaltado el vicepresidente de Castilla y León se trata de la "suspensión de todas las fiestas locales, municipales de la comunidad" indicando que se trata de una decisión difícil aunque a su vez necesaria. Igea ha detallado que tras el acuerdo alcanzado con la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP) quedan suspendidas todas las fiestas patronales durante este verano, sin excepción."No es un año que tenga especiales motivos de celebración, desgraciadamente", ha sentenciado.

Sin embargo, una de las medidas en las que más énfasis ha puesto Igea se trata de "mantener la distancia social" indicando que es el "secreto de mantener controlado al virus". A esta distancia se suma el uso de las mascarillas "en lugares cerrados y siempre que no se pueda mantener la distancia de 2 metros".

Pese a que Castilla y León no celebrará fiestas patronales en todo el verano, algo que Igea entiende como razonable, "pues sería injusto que unas localidades no las tuvieran en julio y otras sí en agosto o septiembre", pero también en consonancia con lo ocurrido con otras tan importantes como los Sanfermines, la Junta sí autoriza la celebración de festejos taurinos en plazas donde sí sea posible mantener la distancia social, en ningún caso los tradicionales encierros por las calles de los pueblos.

Como norma general, Igea apunta que están prohibidos todos aquellos eventos de ocio y esparcimiento, espontáneos u organizados, que supongan aglomeraciones multitudinarias en las que sea imposible mantener la distancia social.

También, y en lo concerniente al sector cultural, podrán celebrarse conciertos y actividades al aire libre y en salas, con las medidas de distancia estipuladas, mientras que en ámbito de la hostelería se permite el consumo en la barra y se imponen, entre otras medidas, no superar el aforo del 75 por ciento (en las discotecas no se permiten pistas de baile, en las que podrán instalarse mesas, y la capacidad de aforo es de un tercio).

También las piscinas podrán abrir con medidas específicas, entre ellas no superar el aforo del 75 por ciento en su superficie y sus vasos; se permiten las competiciones deportivas sin contacto físico y con un aforo máximo de mil plazas al aire libre y de 500 en lugares cerrados, y en cuanto a las celebraciones religiosas y velatorios se imponen límites de aforos y distancias.

Por otro lado, Igea ha querido comunicar a los ciudadanos que su esfuerzo "ha valido la pena" y que Castilla y León cuenta ahora con unos "datos de incidencia" muy favorables por lo que las cifras "nos permiten retomar el grueso de nuestra actividad y nuestra vida diaria". Será "un verano distinto" pero "de descanso, merecido y de vuelta a las actividades laborales y de ocio" detalla el vicepresidente de la Junta.

El acuerdo presentado a los medios de comunicación por el representante de la Junta "está sujeto a revisión cada semana", en función de la incidencia del virus.