14 diciembre 2019
  • Hola

Igea niega haber amenazado a un militante con “reventarle” la cabeza pero sí haber estado “desagradable” con él

La acusación particular considera que los hechos constituyen un delito leve de amenazas y reclama una multa de 1.800 euros y costas

02 dic 2019 / 15:44 H.

El vicepresidente de Castilla y León, el político de Cs, Francisco Igea, ha negado haber amenazado el pasado mes de marzo a un militante de su mismo partido con reventarle la cabeza por difundir tuits difamatorios contra su persona en aquellas polémicas primarias que ganó finalmente, pero sí ha reconocido que quizá se dirigió a él de forma “desagradable” cuando le pidió que cesase en esta práctica.

Si el a su vez consejero de Transparencia y Ordenación del Territorio ya fue protagonista este sábado durante la constitución de la Comisión Gestora que llevará al partido hasta su V Asamblea Nacional para elegir al sucesor de Rivera, al criticar falta de democracia interna, este lunes ha vuelto a ocurrir lo mismo al convertirse en el primer integrante del Ejecutivo autonómico castellanoleonés que ocupa el banquillo de los acusados.

Y es que Igea ha comparecido en el Juzgado de Instrucción 5 de Valladolid donde ha tenido que defenderse de la denuncia interpuesta por un miembro de su mismo partido, Borja Collantes, responsable provincial de Redes Sociales, al que, según éste, se dirigió en todo amenazante para que cesase de enviar tuits en los que hacía referencia a que un cuñado suyo estaba siendo investigado en la denominada ‘trama eólica’.

El número dos del Gobierno regional, quien ha acudido al juzgado de la mano de su esposa y acompañado por numerosos cargos públicos de la formación naranja, entre ellos el director general de Ordenación del Territorio, Antonio Calonge, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha insistido en que en momento alguno el día de los hechos, sobre las 12.00 horas del 8 de marzo, se dirigiera al denunciante en términos de “¡la próxima vez que hables de mi familia te reviento la cabeza!”

Igea, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha reconocido que esa mañana se encontró a Collantes y a otro miembro del partido, Mario Pulido, responsable de Redes en el Ayuntamiento, cuando ambos se encontraban ante la puerta trasera del Consistorio y, sin mediar otra palabra que un “buenos días” que le dirigió el segundo de ellos, se puso firme ante el primero para llamarle la atención por una serie de mensajes en redes “muy desagradables” que había visto la noche anterior.

“Iba muy enfadado, había sido una semana muy dura aguantando infundios contra mi persona y mi familia y me encontraba muy preocupado y por eso le dije que no iba a tolerar que siguieran esos tuits ni que se hiciera trampas en el partido para torcer la voluntad de los militantes en la votación de primarias”, ha incidido Igea, que atribuyó esos mensajes a Collantes porque éstos habían cesado poco después de que elevara sus quejas al responsable de Redes de Cs a nivel nacional.

Aunque también reconoce que amenazó con “reventar el partido por dentro” si las cosas seguían así, el vicepresidente de la Junta asegura no recordar haber advertido a su oponente que también le iba a “reventar la cabeza” si no paraba.

“No recuerdo haberlo hecho, ¡pero sí le dije que dejara a mi familia de una puta vez!”, apostilla Igea, quien entiende que quizá fue un tanto “desagradable”, dado que es una persona “con carácter y que puede hablar en tono elevado”, pero de ningún modo que sus palabras fueran entendidas como una amenaza física real.