03 julio 2020
  • Hola

Castilla y León suaviza la prohibición de las fiestas. Si cumplen la normativa, adelante

Pese a ello, Igea anuncia que intentará convencer a los regidores para que no lleven a cabo los festejos

26 jun 2020 / 08:47 H.

El portavoz del Ejecutivo autonómico, Francisco Igea, suavizó su postura sobre la prohibición de las fiestas y aseguró que no tomará medidas contra los alcaldes que las celebren, pero sí actuará si no cumplen con los requisitos impuestos en los anexos del Plan de Control del COVID-19. El pasado 19 de junio anunció la "suspensión de las fiestas locales y municipales de la comunidad" durante todo el verano. Detalló que tras el acuerdo alcanzado con la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP) quedaban suspendidas, "sin excepción". "No es un año que tenga especiales motivos de celebración, desgraciadamente", sentenció. A pesar del cambio de idea, Igea ha reconocido que intentará convencer a los regidores para que no lleven a cabo los festejos. Así mismo advirtió de que "a veces hay cosas más importantes que la vanidad de algunos".

Lo expuso durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, en la que entonó el "mea culpa" por el aplazamiento de la aprobación del Impuesto de Sucesiones, para el que no avanzó una fecha. Sí aseguró que el Ejecutivo tiene pendiente una reunión con la Empresa Familiar, que ya ha presentado propuestas de mejoras que "se analizarán". En cuanto a la situación sanitaria, reconoció que Castilla y León no se plantea ahora el escenario de regreso a fase 2, como ocurre en Huesca, a pesar de los seis rebrotes registrados en la Comunidad. Se mostró tranquilo por la situación epidemiológica, con una incidencia acumulada "baja" del 0,6 y con casos que permiten realizar la trazabilidad de los contagios. En el caso de volver a la transmisión comunitaria, en la que no se pueden conocer el origen del contagio ni los contactos, Igea avanzó que la Junta volvería a tomar medidas de confinamiento, "pero más restringidas geográficamente".