24 mayo 2019
  • Hola

Castilla y León lidera la subida del consumo de energía eólica en España

La comunidad genera el 78% del consumo nacional de esta energía renovable que cerró 2018 con sus mejores datos

20 feb 2019 / 13:10 H.

La potencia eólica aumentó el año pasado en España en 392 megavatios (MW), lo que sitúa el total de la potencia instalada en el país en 23.484 MW, suponiendo ya supone el 19 por ciento de la electricidad consumida, según los datos recabados por la Asociación Empresarial Eólica (AEE).

La comunidad autónoma con mayor potencia instalada continúa siendo Castilla y León, con una cobertura de la demanda eléctrica del 78 por ciento. Según la AEE, Castilla y León “es un caso extraordinario”, ya que se trata de una comunidad que exporta mucha más electricidad de la que consume.

De la nueva potencia instalada, 190 MW (el 48,5 por ciento del total) corresponden a parques en las Islas Canarias; 90 MW a Aragón, 68 MW a Galicia, 30 MW a Andalucía, 10,37 MW a Castilla-La Mancha y 2,35 MW a Cataluña.

En total, en España hay 1.123 parques presentes en 807 municipios, con 23.308 aerogeneradores instalados que generan 48.902 gigavatios por hora (GWh), capaces de subir el 19 por ciento del consumo eléctrico. Asimismo, hay 195 centros de fabricación en dieciséis de las diecisiete comunidades autónomas.

AHORRO EN COSTES

Gracias al efecto reductor de la energía eólica en el mercado español, el consumidor se vio favorecido por un menor coste, sobre todo para los consumidores industriales. Por ejemplo, con un consumo de 1.500 MWh con la tarifa AT1 el ahorro a lo largo de 2018 fue de 3.540 euros.

En el ranking de potencia instalada siguen a Castilla y León la comunidad de Castilla-La Mancha y Galicia. Por otra parte, a la cola están Madrid, Ceuta, Melilla, Baleares y Extremadura. De hecho, esta última acaba de inaugurar en el mes de febrero su primer parque eólico con 40 MW de potencia.

ESPAÑA, QUINTO A NIVEL MUNDIAL

El objetivo del sector es poner en marcha antes de marzo de 2020 la potencia eólica de las tres subastas realizadas en 2016 y 2017, algo que supondría “una oportunidad para el crecimiento del mercado y tendría un efecto positivo para España, como el mantenimiento de la industria, la creación de empleo, la reducción de emisiones o el desarrollo social y económico de las zonas donde se instalen los nuevos parques”.

Actualmente, España es el segundo país europeo en potencia eólica instalada y el quinto a nivel mundial. Además, a través de estas subastas se deberían de conectar más de 3.000 MW de nueva potencia eólica.

En cuanto a los compromisos adquiridos con la Unión Europea, la AEE señala que, pese a una nueva convocatoria de elecciones en España, estos objetivos no cambiarán. Por ello, el sector pide a los partidos políticos “que busquen el consenso en relación con la necesaria ley de cambio climático y transición energética para abordar una mayor participación de las energías renovables en el sistema y maximizar su aportación a la economía y al bienestar de todo el territorio”.