03 julio 2022
  • Hola

Temor a lo que puede ocurrir con los pastos en la provincia de Salamanca

“Se ha cortado la primavera y de agua sí que vamos a andar mal este verano”, advierten los ganaderos | Las zonas húmedas como Candelario están mejor, pero también piden lluvia

Béjar /
15 may 2022 / 14:43 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Ganaderos y agricultores se preparan para celebrar este domingo la fiesta de su patrón, San Isidro, con la espera de que las bendiciones de campos traigan de nuevo el agua ya que, sin ella, le esperan malas perspectivas al campo salmantino que depende del cielo y no de los pantanos.

A las escasas lluvias que han caído en grandes zonas de la provincia se suma ahora el calor de esta semana, que ha frenado la primavera llegando a amarillear campos por la falta de precipitaciones. Lo explica Juan Pedro Martín, ganadero de Horcajo de Montemayor, que considera que “se ha cortado la primavera” y añade que, “de agua sí que vamos a andar mal este verano”. Él tiene su ganado en el Sangusín, donde las precipitaciones no fueron lo que se esperaba. A

lgo similar sucede en el Alto Tormes, donde la falta de agua en algunas zonas se ha convertido casi en un problema permanente. En Gallegos de Solmirón, por ejemplo, señalan: “lo poco que había crecido el campo en algunos sitios, que no en todos, esta semana ha quedado arrasado. Se está secando todo por debajo y lo poco que salió ya está espigado. En los charcos no hay ni una gota de agua y parece que tiene poca pinta de llover”. Además, hay otro riesgo más y es el del granizo.

Este sábado mismo, cayó algo de pedrisco en el Alto Tormes, como explicaba Maribel Díaz, lo que puede dañar el poco pasto que quede en pie y qué decir de la producción de la fruta en La Sierra.

En las zonas más húmedas de la provincia, como puede ser Candelario, llovió más y los pastos están mejor; son más tardíos y la humedad del terreno se deja notar.

“De momento está bien, pero como no llueva se fastidia la primavera”, explica Enrique García, de Candelario. Y es que las zonas montañosas más próximas a Gredos han pasado mejor el paso del invierno a la primavera. Ha llovido más y la nieve tardía que llegó por Semana Santa también se dejó notar, sin embargo, a medida que se aleja de las montañas, las precipitaciones han sido menores y la insolación, mayor con lo que el riesgo de sequía es mayor. Sólo los pantanos como el de Santa Teresa, que ayer superaba el 90% de su capacidad, parecen frenar un poco el temor, aunque sólo para las comunidades de regantes que pueden abastecerse desde allí, ya que mucho son los ganaderos que se dependen exclusivamente del cielo o, como mucho, de sus propios sondeos.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png