26 enero 2022
  • Hola

Los lobos matan un ternero en Chagarcía la víspera de que prohíban su caza

“Es el desastre para los pueblos”, aseguran los ganaderos salmantinos afectados por la Orden del gobierno

22 sep 2021 / 14:19 H.
Ver Comentarios

Salustiano García sabe bien lo que es vivir con la amenaza del lobo. Él llegó a dormir 38 noches seguidas en una furgoneta para intentar que su presencia alejara al lobo de sus ovejas. Siempre ha sufrido los ataques del lobo, con la pérdida de numerosas cabezas de ganado, pero el año 2015 fue el más duro y no lo olvida: de enero a octubre los lobos le mataron 75 ovejas en su explotación de Bañobárez. “Nunca te acostumbras al lobo”, dice.

Llegó a poner una valla de 1,93 metros de altura... y a pesar de esa protección los lobos entraron por debajo, escarbando, y le mataron ovejas. “La única solución son lo perros”, dice, y por eso llegó a comprar 14 mastines en los que se gastaba al mes unos 450 euros. Al final tuvo que reducir ganado y perros.

Ayer fue un día triste para él como para otros tantos ganaderos. “Es el desastre para los pueblos”, dice en relación a la prohibición de la caza del lobo en toda España”. “Es un sinvivir, no es posible la convivencia con este animal”, dice.

“Te destrozan”

Juan Manuel Frutos, de Hinojosa de Duero, es uno de los ganaderos salmantinos que también conoce muy bien al lobo. Sabe lo que es llegar a la explotación y encontrarse cinco ovejas muertas y otras seis malheridas que a pesar de los cuidados acaban muriendo tras horas de agonía. “La ganadería es de lo que vives y un ataque de lobos, te destroza”, dice. “Es un palo muy grande llegar y ver a los animales con las tripas fuera”.

Para él, la Orden publicada este martes por el Ministerio para la Transición Ecológica es “una decepción muy grande”. “Que quieran defender al lobo y luego defender fijar población... es un desastre”. “Dicen que los ganaderos nos tenemos que proteger pero si hay un ataque, la culpa es del lobo, no es mía. No se puede dejar que estos animales hagan lo que les dé la gana”.

“Llevan desde el 85 aquí y me las tengo que llevar”

Conchi Hernández reconoce que ya no puede más. Este martes se encontró en su finca de Juarros, en el municipio de Chagarcía Medianero, otro ternero bravo muerto por un ataque de lobos. Hace 3 años que sufre ataques en su explotación y cuenta los animales muertos y desaparecidos por cientos. Desde febrero no había vuelto a sufrir ningún ataque... hasta ayer.

Y como sabe que volverán, ha decidido trasladar sus vacas a una finca de la comarca de Vitigudino, en Traguntía, para ver si allí están más protegidas. “El año pasado tenía aquí bellota para 300 cochinos y no pudieron aprovecharla porque me los mataban los lobos”, recuerda. “¿Tampoco podré poner cochinos para que el lobo viva así a sus anchas?” A la finca que deja vacía, la de Juarros, de 350 hectáreas, tiene previsto llevar novillos y erales “pero fuertes, que se puedan defender. No me atrevo ni a llevar añojos”. Uno de sus meses más duros fue diciembre de 2020 cuando el lobo le mató 35 animales en un mes y tuvo que sacrificar dos cochinos por las fuertes heridas. Otro problema son los crotales, porque hay terneros que no consigue encontrar después de los ataques porque, pequeños y bravos, se enfrentan al lobo y se convierten en un juguete para ellos.

“Ahora con la prohibición de caza del lobo ya temo que acabe también habiendo lobos en la otra finca” y augura la desaparición de ganaderías de lidia: “Si además de la pandemia tenemos el lobo... y para nuestra economía es peor el lobo que la pandemia”.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png