17 septiembre 2019
  • Hola

Los apicultores de Salamanca temen las conquistas de avispa asiática

La Vespa velutina se extiende pese a las trampas

19 ago 2019 / 19:52 H.

La avispa asiática se encuentra asentada en Burgos, tiene una presencia fuerte en León, se empieza a ver en Soria y también en Palencia y al norte de Zamora, en las proximidades con Galicia. A la espera de que la Junta de Castilla y León vuelva a instalar las trampas en otoño, de momento la principal preocupación por esta avispa que se alimenta de abejas está en Burgos, donde en los trampeos de la pasada primavera se capturaron 493 ejemplares. León fue la segunda más aceptada, con 18 capturas, y la otra donde se hallaron ejemplares fue Soria, con dos. En Palencia y en el norte de Zamora, en las proximidades con Galicia, también se han detectado ejemplares de avispa asiática pero fuera de trampeo.

La Junta colocó en primavera 112 trampas en las cercanías de explotaciones apícolas de aquellas zonas consideradas de riesgo de entrada del avispón. Para ello establecieron dos tipos de zonas en función del riesgo: unidades veterinarias colindantes con comunidades autónomas con distribución confirmada de Vespa velutina, en la que se colocaron 97 trampas, 5 por cada unidad veterinaria; unidades veterinarias en áreas próximas con Portugal y otras de vigilancia por posible expansión, consideradas por la Junta de riesgo relativo, en las que se colocaron 10 trampas, dos por unidad veterinaria. Se instalaron también otras “zonas centinela” lejos de las de riesgo para detectar la expansión por otros medios, como los transportes.

En otoño volverá a trampearse la Comunidad porque coincide con el periodo en el que las futuras reinas y los machos que las fertilizan realizan vuelos nupciales para luego abandonar el nido en busca de nuevos territorios donde asentarse antes de hibernar. Si la primavera es otro momento clave es porque salen de la hibernación.

Ahora los apicultores salmantinos lo que temen es que sus asentamientos, en la Comunidad o fuera de ella, sean zonas conquistadas por la Vespa velutina. Galicia es la comunidad más afectada y allí la están combatiendo destruyendo nidos y con abejeros, ave rapaz depredador natural de esta avispa asesina de abejas. Los apicultores de León y Burgos, los más afectados, piden a la Junta más medidas además de la colocación de trampas.