15 diciembre 2019
  • Hola

Las gallinas salmantinas de los huevos azules

Tras vivir en Madrid, Tomás y Justi se establecieron en Hinojosa de Duero y crearon su granja con 300 gallinas que ponen este producto ‘gourmet’. Aún lo ven como un ‘hobby’

19 nov 2019 / 15:57 H.

Tomás Regatos y Justi Villanueva fueron los primeros de Salamanca en apostar por una raza de gallina, la araucana, procedente de Chile y Argentina, que tiene la peculiaridad de poner huevos de color azul: si la gallina pone todos los días el color será más pálido y si lo hace cada 2 o 3, más intenso. Lo habitual es que pongan estos huevos -con yema de mayor tamaño del común y cáscara más gruesa- un día sí y dos, no. Estos huevos azules tienen un tipo de ácido graso esencial de la cadena del Omega 3 llamado DHA y un nivel de colesterol más bajo que el huevo común, además de alto nivel de proteínas. Son azules por una enzima que transforma la hemoglobina en un pigmento que se incorpora al huevo al formarse la cáscara.

Las gallinas salmantinas de los huevos azules

Llegaron desde Madrid a Hinojosa de Duero, el pueblo de él, saturados de la gran ciudad y apostaron por una granja en la que las gallinas estuvieran durante el día en libertad, comiendo hierba y cereales, y durante la noche se resguardaran en el interior de la nave.

“La inversión que necesitas es considerable y no da para vivir”

Pronto abrieron mercado y ahora, tres años y medio después venden toda su producción, principalmente a restaurantes y hueverías de Madrid, Valencia y Barcelona. Los huevos azules caducan a los 28 días de ser puestos y eso es tiempo suficiente para su envío a su destino “gourmet” a través de mensajería. Además mantienen abierta su web de pedidos. A pesar de su éxito, Justi mantiene que lo suyo sigue siendo un “hobby” porque “la inversión que se necesita es considerable y ahora no da para vivir”.

Influye que el precio del pintoresco huevo azul, por sus propiedades, es más elevado que el común y no todos están dispuestos a pagar; también que estas gallinas permanecen a partir de ahora varios meses sin poner, lo que baja su rentabilidad. “Lo que puedo decir es que la gente que lo prueba, no cambia”, comenta Justi.

PALABRAS CLAVE