22 noviembre 2019
  • Hola

Las cabras enanas de Sancti-Spíritus que paren a lo grande

Berna Montejo compró las primeras por capricho y después de ver que paren 2, 3 y hasta 4 cabritos cada vez ha comprobado que es otra opción ganadera

22 oct 2019 / 19:45 H.

Berna Montejo fue a la feria agropecuaria con uno de sus nietos y de allí salió con el contacto de un ganadero para darle una sorpresa al niño: comprarle esas cabras enanas que le habían entusiasmado durante la visita. Compró en Ciudad Rodrigo dos cabras y un macho para su explotación de Sancti-Spíritus y ahora, junto a sus ovejas, tiene 12 cabras enanas y 26 cabritos. “No tengo más porque no quiero”, advierte en relación a la gran fertilidad de estos animales. También señala que ya no las quitaría de su explotación ni las cambiaría por las de tamaño normal.

“¿El motivo?” Berna no lo duda: “Son unas cabras muy rentables. A los 15-20 días de parir ya están otra vez cubiertas así que de cada una consigo de media al año 5 cabritos porque paren 2 o 3 -ahora tengo cinco con tres cabritos- y varias me han parido 4. Yo que he tenido cabras nunca había visto algo así, jamás me parieron cuatro cabritos”.

Total que este ganadero de Sancti-Spíritus vendió en junio 23 chivatos y para Navidad espera comercializar los 26 que están criando ahora.

Cada cabrito lo vende al mismo precio que si no tuviera una talla reducida: a 55-60 euros los últimos. “La única desventaja con las cabras grandes está en que el cabrito de las enanas tarda más en coger peso y lo tengo que dejar un tiempo extra porque además a los 15-20 días le suelo tener que quitar a la madre: queda cubierta con mucha facilidad y no va a tirar con tres cabritos”.

Si un chivato suele estar en la explotación 40 días, a estos los deja hasta los dos meses, que es cuando suelen alcanzar los diez kilos y medio a los que los vende. Si una cabra normal pesa 50 kilos, las que tiene en su explotación Berna Montejo están entre los 20 y los 25.

De pensar que era un capricho, mero adorno para su explotación y juguete para sus nietos, este salmantino se ha encontrado con un tipo de ganado sorprendentemente rentable.