Borrar
Colmenas ubicadas en la zona de San Miguel de Valero. TEL
La sequía deja a la mitad la campaña de miel

La sequía deja a la mitad la campaña de miel

Se recoge un 50% sobre los dos años anteriores, que ya fueron malos | Los apicultores tienen que alimentar a los colmenares, con el coste que conlleva

TEL

Domingo, 9 de octubre 2022, 18:26

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La sequía ha hecho estragos en la provincia este verano y el sector de la apicultura no se ha escapado. Queda un mes de campaña pero los datos que se recogen no son nada positivos. Y es que, en la cooperativa Reina Kilama, se estima que se está recibiendo un 50% menos que en los dos años anteriores. Es decir, la mitad que 2021, por ejemplo, que tampoco fue un año bueno para la miel, según recuerda Santiago Canete, presidente de la agrupación.

A la sequía en si hay que sumar numerosos factores para que el año esté siendo malo. Por ejemplo, las floraciones sin néctar y las bajas que han tenido los colmenares por exceso de calor. Y es que se han llegado a dar casos de colmenas derrumbadas por las altas temperaturas. El calor ha atacado por igual en el norte que en el sur y ha obligado a muchos apicultores a llevar agua a los colmenares para asegurar que las abejas podían encontrar una fuente donde poder beber.

En la misma línea, hay zonas, explica Canete, que han sufrido el ataque del abejaruco ya que, con la sequía, faltaban insectos y se han producido más ataques a las colmenas. “Ha habido bestialidad de bandadas y abeja que salí, se la comen. Por tanto, las abejas tenían miedo y no salían a beber por lo que se asfixiaban”, relata. “Al no haber flores, las reinas no han criado en el verano y sabíamos que el otoño iba a ser malo, no hay renovación, se están quitando colmenas y las que quedan están flojas de ganado”, añade.

A toda esta situación, se añade el incremento de los gastos que han de afrontar los apicultores ya que, dada esa falta de flores y alimento natural, han de alimentarlas para intentar que al menos la reina pueda procrear y garantizar la supervivencia del colmenar. Todo ello, con el considerable incremento de los productos necesarios para reforzar esta alimentación que, según explica Canete, “en algunos casos han subido el 100%”.

La cooperativa tiene mercados afianzados que consumen la miel de Salamanca, pero la situación de los precios pone ahora a los productores en una tesitura: “no se puede doblar el precio de la miel en el lineal”, concluye el presidente.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios