19 septiembre 2020
  • Hola

La “rabia” que se come el garbanzo de Salamanca

Juan Pedro del Teso es uno de los afectados por estos daños: "El de arriba es el que manda"

08 ago 2020 / 21:08 H.

Es uno de los tantos agricultores de Salamanca que este año ha tenido que llamar al seguro ya que su cosecha de garbanzos se ha visto mermada notablemente en esta campaña. Juan Pedro del Teso es un joven agricultor de Espino de la Orbada que ha sufrido en primera persona las consecuencias de las inclemencias meteorológicas.

“He tenido que tratar la planta a principios de abril porque sino me quedaba sin producción. Tenía un hongo que se conoce como la “rabia del garbanzo” y a eso hay que añadir los daños que se produjeron un día que cayó pedrisco”, explica Juan Pedro.

El agricultor comenzó a darse cuenta de que algo pasaba a principios de abril cuando vio que la planta empezaba a ponerse amarilla por debajo y, consciente de que el siguiente paso era que se secase, decidió intervenir cuanto antes: “Para tratar la planta ha tenido que venir un técnico que es el que conoce todo tipo de hongos y de enfermedades y que es quien nos dice la dosis necesaria que después hay que aplicar con un pulverizador a la planta”.

La producción de garbanzo de Juan Pedro —que ha empezado a cosechar hace apenas unos días— ha descendido en 700 o 800 kilos, ya que lo normal es que en anteriores campañas recogiese unos 1.000 kilos y este año, como él mismo asegura: “Recogeré sólo la simiente como se suele decir, que son como 150 o 160 kilos por hectárea”.

A pesar de que Juan Pedro reconoce que no es experto en el tema de las enfermedades cree que el hongo conocido como “rabia” se ha producido por un exceso de lluvias que ha sido la nota predominante a finales del invierno y durante toda la primavera: “Yo creo que ha cogido el hongo porque la tierra llegó a tener mucha agua y como los garbanzos se sembraron en febrero y luego vino toda esta época de lluvias... El garbanzo necesita poca agua y al nacer tenía mucha y esto al final son hongos y más enfermedades”.

Aun así este no ha sido el peor daño para Juan Pedro del Teso, que se ha visto más perjudicado por el pedrisco que hubo en marzo y que destrozó la cosecha: “Lo peor ha sido el pedrisco porque el hongo, aunque dejó daños, lo tratamos a tiempo. Un solo día de pedrisco te puede fastidiar la cosecha entera, por eso dependemos tanto del de arriba; los agricultores decimos que el de arriba es el que manda porque estás ahí todo el año para que en una sola tarde se te pueda ir todo el garete”.