15 diciembre 2019
  • Hola

La “persecución” que sufren los apicultores salmantinos

COAG mantiene que la falta de ordenación lleva a más inspecciones y a un crecimiento desmesurado y que la legislación actual deja desamparados a los productores

21 nov 2019 / 18:09 H.

La organización agraria COAG Salamanca denunció este miércoles, durante la presentación de las XXII Jornadas Apícolas la persecución que, a su juicio, sufren los apicultores trashumantes y, en concreto, los salmantinos. En este sentido, Aurelio Pérez, coordinador regional de COAG, aseguró que la falta de ordenación, con legislaciones diferentes entre comunidades autónomas e incluso municipios, perjudica a las explotaciones apícolas profesionales, de las que Salamanca es líder en Castilla y León con 450 de las 653 actuales. “Se hacen más inspecciones y se imponen más sanciones, especialmente en Ponferrada y La Bañeza, y las más duras se aplican a apicultores salmantinos”, aseguró.

También, denunció, sufren las consecuencias de la obligación de declarar la ubicación de las colmenas para recibir las ayudas agroambientales. “Pero todos los que vienen del resto de España, las ponen donde les da la gana: si lo hacen a 100 metros de tu explotación, encima al que te sancionan es a tí”, indicó. En este sentido, dijo no entender cómo desde la Administración aún no se adjudicaban espacios concretos para apicultores porque ahora “te penalizan a tí pero no te cuentan quién se solapa de los dos”.

“Si te ponen las colmenas a 100 metros de tu explotación, encima al que te sancionan es a tí”, denunció Pérez

Esta falta de regulación lleva, según COAG, a que la apicultura haya tenido “un crecimiento desmedido en los últimos años”, donde se ha pasado de las 4.050 explotaciones que había en España en 2010 a las 5.712 actuales. Aún así, y debido a estos problemas, según COAG, la producción de miel ha bajado con, señaló, 31.284 toneladas de miel obtenidas en 2018, mientras que en 2007, con 2.000 explotaciones menos, fueron 31.840. “¿Cómo puede ser?”, se preguntó Aurelio Pérez, aunque matizó que influyó en esta diferencia que los tres últimos años “hayan sido los peores de la historia”.

Aún así, y pese a que España es deficitaria en miel -”importamos 27.900 toneladas”, dijo- los precios están en los niveles más bajos porque mientras que el Ministerio apunta a 6 euros por kilo como cifra idónea, los apicultores reciben entre 2,50 y 3,60 “con un polen sin precio”, matizó Pérez. “Entre el clima y una legislación que ampara a empresas y desampara a productores es imposible que se mantengan explotaciones y algunos ya están abandonando”, señaló.

José Manuel Cortés, presidente de COAG Salamanca, también apoyó las palabras de Aurelio Pérez, en la rueda de prensa que sirvió para presentar las XXII Jornadas Apícolas de Salamanca, que se celebran hoy con la presencia del consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero.

PALABRAS CLAVE