21 agosto 2019
  • Hola

La “minicosecha” se adelanta en estos pueblos de Salamanca

Las zonas más tempranas dejan en el inicio de la campaña producciones medias próximas a 1.000 kilos por hectárea en cebada

14 jun 2019 / 20:30 H.

La cosecha o más bien la “minicosecha” ha comenzado en Salamanca en la zona tradicionalmente más temprana, como es la de Aldeaseca de la Frontera, pero también en otros puntos de la comarca de Peñaranda.

De momento, y con pocas parcelas cosechadas, las producciones medias en cebada se sitúan en torno a los 1.000 kilos por hectárea, menos de un tercio que lo obtenido en una campaña “normal” debido a la sequía. Dado el escaso rendimiento las cosechadoras avanzan rápido y se prevé que la cosecha sea breve, de hecho en esas zonas tempranas lo único que la frena es en gran parte de los casos la espera por las peritaciones de Agroseguro. En general, los productores prefieren no cosechar antes que verse obligados a dejar una muestra en la parcela para que luego puedan verla los tasadores y calcular sobre ella la pérdida de producción.

Ese es uno de los motivos para aún no entrar en las tierras y el otro está, para otros productores, en que para ellos es decisiva la producción que estime el perito que acuda: dada la mala cosecha hay bastantes parcelas que estarán por debajo de los 300 kilos por hectárea y, si lo confirma el perito, muchos no llegarán a cosechar porque con la venta de grano no obtendrían dinero suficiente para pagar la máquina. De ahí que prefieran esperar antes de entrar en las tierras aunque la cebada ya esté seca. Los tasadores se están centrando estos días fundamentalmente en la cebada y en la lenteja, que arroja producciones muy variables, en algunos casos inferiores a los 200 kilos por hectárea.

Dentro de aproximadamente una semana está previsto que se extienda la recolección de cereal a la comarca de La Armuña, donde aún la cebada está por lo general demasiado verde.

La duda está en saber si la cosecha superará o no la de 2017, cuando los rendimientos medios, debido también a la sequía, fueron de 1.334 kilos por hectárea en trigo; 1.352 en cebada; 750 en avena; 627 en centeno y 653 kilos por hectárea en el caso del triticale. En Salamanca se obtuvieron 151.574 toneladas de cereal, con un rendimiento medio de 1.213 kilos por hectárea. El dato está muy alejado de la cosecha del pasado año cuando se recolectaron 486.247 toneladas de cereal con un rendimiento medio de 3.556 kilos por hectárea.

PALABRAS CLAVE