14 julio 2020
  • Hola

La notable campaña forrajera en Salamanca

En cuanto al heno, la situación difiere ya que hay zonas con menor producción de la esperada por los ganaderos

22 jun 2020 / 09:23 H.

“Comparado con el año pasado, este año está siendo muy bueno”, explicaba Rubén Rodríguez, que se encuentra estos días en plena labor de siega de forrajes, heno e incluso cereales.

Las lluvias de la primavera han venido muy bien para prácticamente todos los sectores agrícolas y, desde luego, la producción de alimento para el ganado ha sido mucho mejor. “En general, están bastante bien. De la cosecha de grano no se sabe aún porque hubo unos días de nieblas y eso para la granación es malo, pero no se sabe y eso que ya han empezado a cosechar en algunas zonas y es un mes más pronto”. De hecho, ya en mayo fueron muchos los que comenzaron a empacar y ensilar forrajes y heno, aunque, en este caso, la situación es más irregular, según explica. Ha habido fincas con mucha hierba, pero otras han dejado menos rendimiento del esperado y se han consumido mucho más pronto. Además, los calores que se esperan estos días, acompañados con algo de viento, puede consumir aún más la producción en este sentido.

No obstante, en términos generales, el año será muy bueno, sobre todo si se compara con las últimas campañas y, fundamentalmente, la de 2019 cuando numerosas fincas se quedaron sin segar. La explotación familiar tiene el ciclo completo ya que produce el alimento y tiene vacas de leche. El coronavirus ha afectado de forma positiva, o al menos no tan mal como en otros sectores, en la leche, ya que los precios se han mantenido por el hábito más extendido de consumir este producto durante el confinamiento. Por el contrario, “la carne está mal, barata, y los corderos empezaron también mal, aunque ahora parece que se ve un poco de salida. El cereal también está bajando aunque no se conocen precios cerrados. Los compradores se llevan la producción y luego te marcan el precio en función de la lonja”, señaló.