16 enero 2021
  • Hola

La fábrica de Toro cierra con 15.000 toneladas de remolacha sin entregar

Las 150 hectáreas sin cosechar en Salamanca tendrán como destino La Bañeza, que abrirá en febrero

La fábrica de Toro (Zamora), propiedad de Azucarera, ha cerrado la campaña con 310.000 toneladas de remolacha molturada tras 54 días de apertura. Las 15.000 toneladas pendientes que quedan en Salamanca, de las 150 hectáreas que aún quedan sin arrancar, tendrán como destino la fábrica de La Bañeza (León), que comenzará la campaña en febrero, aunque la fecha definitiva dependerá de las condiciones climatológicas.

El rendimiento medio de los cultivadores en esta campaña 2020/2021 ha sido de 100 toneladas tipo por hectárea, mientras que la riqueza media del producto ha alcanzado los 17,23 grados de polarización, una cifra similar a la del último año en la provincia.

Entre toda la remolacha recibida en las fábricas de Toro y de Miranda de Ebro en estas últimas semanas, la empresa azucarera ha alcanzado las casi 509.000 toneladas de remolacha, con una polarización media de 17,26 grados. Se trata de unas cifras “positivas” para la multinacional teniendo en cuenta las dificultades que hubo tanto en la siembra como en la producción del azúcar.

En el balance que realiza de campaña, la empresa confía en tener “expectativas más favorables” en los próximos años. Para ello contará con nuevas variedades de semillas, como las resistentes a la cercospora, una enfermedad que afecta a la remolacha y que es transmitida por un hongo que produce graves pérdidas de rendimiento y calidad industrial.

La compañía también seguirá apostando en las siguientes campañas por el modelo de integración “para facilitar la gestión del cultivo al agricultor y con ello la mejora de sus rendimientos”.

Entre los productores salmantinos la preocupación está también ahora en cómo afectarán las bajas temperaturas y los hielos a la remolacha que queda aún en la tierra, a pesar de tratarse de un cultivo en principio resistente a las inclemencias meteorológicas.

La otra gran preocupación de los cultivadores siguen siendo los descuentos aplicados por la industria cuando han entregado sus producciones, lo que ha derivado en una mayor incertidumbre entre los agricultores.

Tampoco el último ataque del Gobierno central a los remolacheros, con la campaña que ha puesto en marcha para reducir el consumo de azúcar, les ha puesto las cosas fáciles. De hecho, las dificultades por las que ha ido atravesando el sector en los últimos años se han visto reflejadas en una drástica reducción del número de hectáreas cultivadas en la provincia, donde se ha pasado de las más de 6.000 que se sembraban hace dos décadas a las “apenas” 1.433 de esta última campaña. Una caída del 70%, según los datos oficiales de la Junta de Castilla y León.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png