28 enero 2022
  • Hola

La desesperación de un ganadero salmantino por el lobo: “Esto no ha hecho más que empezar y se va a seguir repitiendo”

Manuel Rodríguez es la nueva víctima de un grupo de ejemplares acostumbrados a atacar en una finca de ganado bravo próxima a la suya de Horcajo

05 ene 2022 / 16:13 H.
Ver Comentarios

Manuel Rodríguez es la nueva víctima del lobo. Nunca había tenido bajas, y eso que a sus 63 años lleva toda la vida dedicado al ganado en su explotación de Horcajo Medianero. El día de Nochebuena dejó una vaca con su ternera de tres días apartada en un cercado y a la mañana siguiente, a primera hora, de la ternera solo quedaban los huesos y la cabeza. Los agentes medioambientales le confirmaron al ganadero de Chagarcía que había sido el lobo, pero varios ejemplares porque no dejaron nada del animal.

Reconocen que lo primero que se les pasó por la cabeza a él y a sus hijos fue el “ya nos tocó”. Eran conscientes de que el lobo estaba cerca después de que una semana antes matara un ternero en Tomillar, a solo dos kilómetros de distancia.

Luego reconoce su hijo Jorge que les llegó la impotencia, la rabia al ver los restos del animal. Y encima el consuelo de que podía haber sido aún peor porque la vaca no estaba herida aunque sí había huellas de lucha. “Ahora pensamos que no va a ser el último”, señaló Jorge, y quiere que el resto de ganaderos de la zona sepan también el problema al que se enfrentan ahora y que para ellos era desconocido.

Como medida evitarán dejar a las vacas aisladas, intentarán que estén en grupo para que puedan defenderse mejor, “aunque los animales tienen que rotar por las parcelas para ir pastando”. No sabe si un perro puede ser la solución, aunque cree que el ganado podrá estar mejor protegido. “Esto no ha hecho nada más que empezar y si las administraciones no hacen nada se va seguir repitiendo. Cada vez hay un mayor abandono del medio rural”, advierten.

No habían tenido ataques en una zona muy castigada por el lobo, que se había centrado hasta ahora en los terneros bravos de la finca Juarros, en Chagarcía Medianero, muy próxima a la de Manuel Rodríguez. Su propietaria, Conchi Hernández, sufre ataques desde hace 3 años, con cientos de animales muertos y por eso decidió trasladar sus vacas a Traguntía, en Vitigudino, para que estuvieran más protegidas. Aún así dejó 60 vacas y sigue con bajas: le han matado terneros y ahora también tres erales.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png