20 septiembre 2019
  • Hola

La delicada situación del pantano de Santa Teresa

Cuenta con 210,6 hectómetros cúbicos, lo que le sitúa al 40% de su capacidad, el dato más bajo en un mes de agosto desde 2005

24 ago 2019 / 21:59 H.

El embalse de Santa Teresa, el más grande de los gestionados por la Confederación Hidrográfica del Duero en Salamanca, se encuentra en este momento en su nivel más bajo desde la campaña 2004-2005. En concreto, cuenta con 210,6 hectómetros cúbicos de los 496 posibles, lo que le hace estar al 42% de su capacidad.

Se trata de una cifra muy por debajo de la registrada por la CHD hace un año, cuando había 379,8 hectómetros de agua almacenada. Para encontrar un nivel tan bajo habría que remontarse al mes de agosto de hace catorce años cuando la media de la Confederación estaba en 152,8 hm3 (31%), la peor cifra desde que en 1995 comenzaron a registrarse las reservas medias.

La situación tampoco es mejor en el resto de embalses de la Confederación en Salamanca: Águeda apenas llega al 40% de su capacidad con 8,6 hm3, mientras que Irueña se mantiene a duras penas con 39 hm3 de volumen embalsado y, por tanto, al 43% de su capacidad.

A pesar de la sequía, la campaña de riego continúa desarrollándose con normalidad en la provincia, donde la Comisión de Desembalse dejó fijados los volúmenes mínimos de reserva al comienzo de la campaña. En el caso del Tormes, el volumen fijado fue de 180 hm3, el de Irueña 30 y el de Águeda 6. En todos los casos, la CHD tuvo en cuenta las determinaciones del Plan Especial de Sequía aprobado el pasado año, además de respetar las peticiones surgidas en las distintas Juntas de Explotación.

Los problemas que está provocando la falta de precipitaciones hicieron también a la CHD pedir a los regantes ‘cautela’ con el agua para dejar el máximo volumen al final de la campaña.

PALABRAS CLAVE