16 octubre 2019
  • Hola

La crisis de la carne mechada deja muy tocado al mercado de ganados salmantino

Sin apenas compradores, los terneros se vendieron 40-50 euros más baratos que hace una semana y los últimos corrales de la mañana, aún a menos

17 sep 2019 / 11:42 H.

En el mercado se apuntaba al mismo culpable del mal mercado, del descenso de precios, de la falta de preguntas... y por primera vez en semanas, no era al barco. La crisis sanitaria de la carne mechada era, según la creencia general del mercado, la causa del apagón de ventas, de la falta de compradores y de consumo. No se vendían los terneros -hubo en el mercado 1.098 y 908 terneras- pero es que tampoco había salida para las vacas, con 171 expuestas este lunes en las naves y con enormes dificultades de venta. Los usuarios del mercado, con más tiempo que nunca para hablar y analizar porque de ventas el día andaba flojo, mantenían que se consumía menos carne de vacuno en los restaurantes, pero también en los hogares y era todo por crisis como la de la carne mechada. “Nos hace mucho daño”, comentaban.

Con menos consumo interior, la esperanza está en el barco y en el mercado de este lunes sí se trataron ejemplares para ese destino, aunque como decía uno de los vendedores: si antes le ofrecía 20 añojos los quería, y ahora se puede llevar los mismos pero sin quererlos.

En Cartagena, la Agencia Marítima Blázquez, que gestiona el puerto y los barcos que salen con destino a países árabes, se muestra optimista porque los datos salvan el año: empezó fuerte, más que en 2018, y el mes y pico que ha estado sin cargar parece que empieza a olvidarse. Ahora comienzan a ver algo de estabilidad, traducido en la salida de unos dos barcos a la semana, cifras habituales de septiembre. La esperanza, según el gerente, Javier Sánchez, está en Argelia, que ha aumentado compras y suple algo de las que ha dejado de realizar Libia, inmersa en una guerra. De Turquía no se sabe nada aunque había proyectos de compra que invitaban al optimismo. Como desde estos países se sabe que España necesita vender ganado, las exigencias han aumentado tanto en calidad, que cada vez piden más, como en precio, que intentan pagar lo menos posible.