Borrar
Algarroba segada.
La algarroba vuelve a Salamanca

La algarroba vuelve a Salamanca

Hermógenes Terradillos es uno de los que apuesta por este cultivo que prácticamente desapareció en Salamanca cuando se dejó de arar con bueyes

Martes, 31 de enero 2023, 19:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Si algo caracteriza a Hermógenes Terradillos es su capacidad para explorar nuevos terrenos en agricultura, como le ocurrió con lo ecológico. Asistió a una charla de un grupo llamado Ecopionet y ya es el cuarto año que este agricultor de Campo de Peñaranda opta por este tipo de agricultura aunque sin dejar la convencional. En esta campaña en esas 60 hectáreas “verdes” realiza una rotación de girasol cada 4 años, intercambia centeno y avena, y espera encontrar semilla suficiente para que el cuarto cultivo sea la algarroba, de la que este año ha sembrado 5,5 hectáreas. Es una leguminosa parecida a la lenteja y que se cultivaba antes en Salamanca pero que desapareció una vez que dejó de haber carros para la labor, porque el alimento para los bueyes. Contribuyó a su casi desaparición (se sembraron 258,47 hectáreas en 2021) que no estaba incluida entre los cultivos beneficiados con ayudas de la Política Agraria Común -PAC-. Ahora la obligación de sembrar leguminosas la ha puesto de nuevo en el “mapa” del agricultor.

Si Hermógenes apuesta por ellas es porque la había visto interesante para la siembra en terrenos pobres e hizo hace dos años la prueba y le gustó el resultado, aunque entonces tuvo problemas para la venta porque las mezcló con avenas y centenos. “Me funcionó bien para aportar nitrógeno a la tierra pero no lo querían por la mezcla, aunque yo estoy convencido de que es buenísima”, explica. El año pasado no sembró y con la semilla que tenía guardada del anterior, sí apostó ahora por la algarroba. Hermógenes ha comprobado que es una leguminosa ideal para las parcelas que ha utilizado, muy próximas a la zona de Riolobos y arenosas. “Si fuera otro tipo de terreno, probablemente sembraría vezas en lugar de leguminosas porque son más productivas”, explica.

La algarroba -diferente al algarrobo, que es un arbusto- se siega en junio y luego se trilla y su destino es el de alimentación de ganado. “Se cosecha con máquina convencional y lo único con dificultad es que tiene que bajar mucho y puedes dejar sin recoger, pero es una buena forma de aportar nitrógeno”. Este año cultiva esas 60 hectáreas en ecológico pero unas 120 en total, y una de sus apuestas son los garbanzos, cuya semilla pagó al doble que lo que costaba hace un año porque por la obligación de la nueva PAC de siembra de leguminosas, no había. “Creo que es una medida que puede ser buena para el suelo, para aportarle nitrógeno barato, pero el problema es que nos han obligado a sembrar leguminosas y no había semillas suficientes y eso ha encarecido todo”. En cuanto a lo ecológico, él está contento en la producción, aunque en las ventas reconoce que es clave que entren ganaderos. “Lo bueno para el agricultor es que no gastas en abonos, herbicidas... ¿que me puede bajar 500 kilos? Lo compenso porque no gasto”, explica.

Hermógenes, ya 30 años como agricultor, reconoce que tiene miedo a lo que ocurra esta campaña con los precios. “La Lonja baja y baja y este año puede ser catastrófico porque el gasóleo nos costó el doble, los abonos tres veces más, repuestos ni te cuento... Como venga la cosecha regular y los precios bajen, los agricultores tendremos un problemón”.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios