14 diciembre 2019
  • Hola

Jordi, el toro de 8.000 euros subastado en Salamanca

La Asociación de Criadores de Limusín de Castilla y León subasta 12 novillos procedentes del Centro de Testaje de Castro Enríquez, además de un ejemplar de 5 años en una puja a sobre cerrado sólo para socios

01 dic 2019 / 20:58 H.

Aunque este sábado era muy difícil prever cuál sería el ejemplar más preciado, la subasta que la Asociación de Criadores de Limusín de Castilla y León —Limucyl— organizó en el recinto ferial de Salamanca con la primera serie de novillos procedentes del Centro de Testaje de Castro Enríquez, comenzaba con un nombre en mente, Oriol, el mejor valorado por ser el más homogéneo morfológicamente, sin embargo, fue Orbe el que finalmente alcanzó el precio más alto llegando a los 5.100 euros con un precio de salida de 3.000.

De los doce novillos que salieron a subasta siete quedaron desiertos, aunque Oco, Oriol, Olmo del Pilar, Oviedo y Orbe sí tuvieron quién pujase por ellos con precios de 2.800, 4.300, 3.000, 2.800 y 5.100 euros respectivamente. Por su parte Odín, Osier, Obama, Otoño, Obélix, Orco y Ogro volverán al Centro de Testaje de Castro Enríquez, ya que estos ejemplares no se pondrán de nuevo a la venta.

Los novillos que salieron a subasta este sábdo en Salamanca —en una puja que se hizo en intervalos de 100 euros— pertenecen a nueve ganaderías de las provincias de Ávila y Salamanca. La puja incluyó una ayuda de 300 euros sobre el precio de remate y otra de 200 euros para los socios de Limucyl, además del transporte.

También ayer “saltó al ruedo” Jordi, un toro limusín de 5 años procedente de Francia, de 1.300 kilos de peso, que se subastó a sobre cerrado y sólo para miembros de la asociación. Con un precio de salida de 6.000 euros —aunque Limucyl lo compró en su día por 20.000 euros— el preciado ejemplar se vendió finalmente por 8.255 euros en una puja que sumó nueve participantes.

Aunque fueron varios los novillos que quedaron desiertos hubo mucha concurrencia en el recinto ferial y fueron varios los ganaderos interesados en la convocatoria de Limucyl que por primera vez subastaba en Salamanca ejemplares procedentes del Centro de Testaje de Castro Enríquez.

Tras la subasta, que resultó muy ágil, hubo una degustación de carne de limusín para todos los asistentes, que disfrutaron en el recinto ferial de la raza protagonista del día no sólo con la mirada sino también con el paladar.

PALABRAS CLAVE