13 noviembre 2019
  • Hola

Instalan un “Gran Hermano” del limusín en Castro Enríquez para buscar la excelencia de esta raza

El centro de testaje de terneros cuenta con tecnología de última generación y es el más avanzado del país

30 oct 2019 / 09:19 H.

Un sistema de alimentación “a la carta”, en el que cada animal recibe su ración exacta de pienso según su peso y que incluso detecta si no termina su comida; cámaras de videovigilancia controladas desde cualquier lugar del mundo a través de Internet las 24 horas; báscula de control de peso en el propio comedero individual; control de existencias de pienso en el silo; sistema de alerta en el móvil en caso de que haya incidencias, como por ejemplo, si el animal come poco....

Estas son algunas de las prestaciones, de última generación, que ya funcionan en el Centro de Testaje de la raza limusina que se ha presentado en la finca Castro Enríquez, propiedad a la Diputación, ante cerca de un centenar de ganaderos, políticos y representantes del sector. Se trata de una instalación en la que se buscará, entre otros objetivos, mejorar la rentabilidad de la cabaña ganadera mediante animales contrastados y fértiles que incluso pueden llegar a tener rendimientos de entre un 20% y un 30% más de kilos de carne.

Según destacó el presidente de La Salina, Javier Iglesias, “es el mejor y más avanzado centro de limusín del país y buscamos ser un referente para experimentación e innovación, además de aportar buenas prácticas para las explotaciones, así como que puedan mejorar la rentabilidad”.

Este centro, que ha contado con una inversión de 41.000 euros de Diputación para adecuar las instalaciones, se suma al ya existente en la finca dedicado a la raza Morucha. El centro de testaje de Limusín es fruto de un convenio entre la institución provincial y la Asociación de Limusín de Castilla y León, que cuenta con 170 asociados, de los que 50 están en Salamanca. Este grupo de ganaderos cuenta con unas 7.000 vacas.