06 diciembre 2019
  • Hola

El regadío de La Armuña, cada vez más cerca

A mediados de 2022, tras la cosecha, daría posesión de las nuevas fincas de la concentración parcelaria z A punto de adjudicar las obras de redes de riego por valor de 42 millones

25 oct 2019 / 18:58 H.

La Junta de Castilla y León prevé que los regantes puedan utilizar el agua del futuro regadío de La Armuña en 2023 porque estiman que entonces habrán concluido las obras que faltan por realizar tanto por parte del propio Gobierno regional como de la Confederación Hidrográfica del Duero -CHD- .

La zona regable comprende 6.491 hectáreas correspondientes a los términos municipales de El Campo de Peñaranda, Cantalpino, Poveda de las Cintas, Villaflores y Zorita de la Frontera. En la actualidad la Junta, a través del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León -ITACyL- realiza la concentración parcelaria de la denominada zona regable de La Armuña 1ª Fase, que afecta a los anteriores términos municipales sobre una superficie de 6.602 divididas en 1.756 parcelas con una media de 3,76 hectáreas cada una.

Tras el proceso de concentración, la superficie media pasará a 6,37, aunque el ITACyL ha diseñado la concentración por explotaciones agrícolas para unir parcelas gestionadas por un mismo agricultor, por lo que la superficie de cultivo real será mayor. La Junta de Castilla y León declaró de utilidad pública y urgente ejecución está concentración parcelaria en abril de 2016 y espera entregar las nuevas parcelas como muy tarde en la segunda mitad de 2022, una vez finalizada la cosecha. El objetivo que persigue es que los agricultores dispongan de las nuevas tierras en los meses previos a tener el agua disponible con el fin de que puedan “amueblar” las parcelas con sistemas de riego.

La concentración parcelaria sigue su ritmo normal una vez resueltas las quejas presentadas desde Cantalpino, donde un grupo de vecinos disconformes habían recogido firmas en contra de la concentración parcelaria. El jefe de servicio de Agricultura y Ganadería de la Junta, Javier García Presa, aseguró que el conflicto ya está resuelto y, de hecho, en Cantalpino no ha sido el municipio donde más ajustes tuvo que realizar el ITACyL en esta concentración parcelaria, que, a diferencia de otras, la Junta no ha visto como problemática.

Ahora está pendiente la adjudicación de las obras del proyecto de redes de riego de la zona regable de La Armuña, con un presupuesto de licitación de 42,7 millones de euros y una duración aproximada de tres años y que el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, se ha comprometido a agilizar en lo posible. Publicada la licitación el pasado julio, el 14 de octubre se procedió a la apertura de sobres a través de la Plataforma de Contratación del Sector Público, por lo que la adjudicación ha entrado en su fase final.

El Ministerio de Agricultura finalizó su parte de las obras en 2018 y ahora queda, además de la de la Junta, la de la Confederación Hidrográfica del Duero -CHD-, que realiza la obra de recrecimiento del ramal 1 del canal oeste, y en febrero de 2020 tiene previsto instalar la nueva bomba en la central principal de bombeo para concluir su aportación en 2021.