05 octubre 2022
  • Hola

El agricultor se aferra a sembrar lo mínimo por miedo a grandes pérdidas

Empieza la campaña de colza y forraje marcada por los altos costes | Pese a que Bruselas autoriza la siembra de barbechos, la tendencia es dejar el máximo sin cultivar

22 sep 2022 / 17:19 H.
Ver Comentarios

Jesús Escudero es de los agricultores que aprovechaban la tarde de este miércoles para preparar la tierra para la siembra. Daba un pase con las gradas pero el terreno en su zona, la de Castellanos de Moriscos, aún no permite realizar bien las labores. Sí se ven tractores tirando sobre todo estiércol o purín, e incluso a agricultores en granjas para obtenerlo porque intentan ahorrar costes. No se recordaba tanta demanda en campañas anteriores.

“Hay desánimo, incertidumbre...”, explica Jesús, que es también vocal de la mesa de precios de la Lonja de Salamanca. Lo que percibe es que “ahora mismo la gente no tiene ni idea sobre qué sembrar y dejarán sin cultivo el máximo posible o apostarán por leguminosas o girasol porque tienen menos costes”.

Hay coincidencia en que, como dice Pedro Medina, viceconsejero de Política Agraria Comunitaria y Desarrollo Rural de la Junta, el agricultor irá este año a agricultura de mínimo coste, con siembra de parcelas buenas, a dejar las peores sin sembrar, y a apurar ese 20% máximo de barbecho que puede dejar sin perder ayudas.

Bruselas aceptó en agosto flexibilizar el barbecho en 2023, lo que permitiría sembrar 1,5 millones de hectáreas más en la Unión Europea para garantizar alimentos, pero el agricultor no parece que esté por la labor. El miedo está en costes que se han incrementado -un agricultor, Mateo Tejada, hablaba por ejemplo de 120.000 euros más en una explotación en la que se siembren 220 y 230 hectáreas por el incremento de precios en gasóleo, semillas o fertilizantes- y hay miedo a arriesgar tanto dinero. Ahora mismo la cebada cotiza en la Lonja de Salamanca a 332 euros/tonelada y ahora nadie puede garantizar que en julio se mantendrá este precio que es anormal porque, por ejemplo, a finales de julio de 2021, 2020 y 2019 era, respectivamente, de 196, 150 y 175 euros la tonelada.

Ya el año pasado, sin esta incertidumbre, a pesar de que Bruselas autorizó la siembra de los barbechos sin penalización en las ayudas, hubo en Salamanca casi tantas tierras sin sembrar como con cebada (fueron 34.763,79 las hectáreas que se dejaron sin cultivar). Tejada es de los que tienen claro que cultivará lo mínimo, colza sobre barbechos y eso, sembrar poco, es lo mismo que le comentan que hará el grueso de agricultores con los que trabaja, porque da servicios a otras explotaciones.

También Antonio Luis Sánchez, uno de los agricultores más fuertes, está en sembrar menos. “Los precios están disparados y venimos de un año de producción mínima de cereal. Las cuentas están muy justas”, dice el agricultor de Carrascal de Barregas. Como remate la cosecha de girasol es mala, con producciones máximas de unos 800 kilos por hectárea y bastantes parcelas que no llegan a 300.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png