30 enero 2023
  • Hola

Carolina, la monja ganadera, lo tiene claro: “Dios nos dio los animales para alimentarnos”

Es hermana de clausura en El Zarzoso y cuida las ovejas del monasterio | La labor de estos animales es limpiar el monte y no comercializan su carne

20 dic 2022 / 20:27 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Cuando murió la hermana Angélica en un accidente de tráfico, fue Carolina Manríquez la que se hizo cargo de las ovejas del monasterio de El Zarzoso. Ella nació en México pero lleva ya 29 años de clausura en El Cabaco y se siente “una salmantina más”.

Ahora tiene una muestra pequeña de ovejas, “un rebañito”, y estos animales garantizan a las hermanas el trabajo de la limpieza del monte. No las vendan ni a ellas ni a sus crías. Lo que hacen cuando nacen machos es intentar que alguien se los cambie por ovejas. “Dos machos en el rebaño no pueden estar”, explica, y “por eso intentamos cambiarlo o los damos”. Ellas viven de los dulces y las ovejas cumplen esa misión de desbroce que tanto agradecen ellas. Cuando se muere una oveja la vienen a recoger y ellas intentan reponerla. No se plantean aumentar el rebaño ni que sea mayor fuente de ingresos a pesar de que este año para ellas es inviable poner la calefacción y, como dice riéndose la hermana Carolina, en el monasterio se trata de andar rápido para entrar en calor. En el coro alto sí tienen y, a veces, en el comedor. “Con la subida del gasóleo es imposible ponerla y el monasterio está heladito”, reconoce.

Que no comercialicen las ovejas, no significa que no estén de acuerdo con su venta. “Nosotras como franciscanas siempre defendemos a los animales pero si Dios nos ha dado animales para comer, ¿por qué no lo vamos a aprovechar?”, se pregunta. “¿A qué se refieren los animalistas? -se pregunta- ¿No comemos pollos, ni pescado? Yo no sé de qué hablamos, pero es mi perspectiva”. “Lo que no tenemos es que maltratar a los animales; no hacerles sufrir ahí, no martirizarlos”, explica.

La hermana Carolina no se siente ganadera pero cada día nada más levantarse -a las 7 un día normal y a las 3 o 4 si tienen que elaborar obleas- lo primero que hace es ir a ver a las ovejas, a las que guarda en una parcela con protección para la lluvia. Les da de comer si es necesario o las atiende si han tenido corderos y luego, tras llevarlas a pastar, vuelve a sus tareas ella en el Monasterio. Estos días que son tan cortos a eso de las 5 de la tarde, antes de que anochezca, las de nuevo donde duermen.

Alguna vez, afortunadamente dice que muy pocas, el zorro se ha llevado algún lechazo. Y ahí viene otro tema, el del lobo, del que en el monasterio se han librado, de momento. En relación a lo que le parece que el lobo ataque a las ovejas, Carolina también lo tiene claro. “Pienso en el lobo, que tiene que comer. Pero veo que van a por el cordero más chiquito, indefenso... y me da rabia y mucha tristeza”.

La hermana Carolina reconoce que disfruta mucho con las ovejas y defiende que, a diferencia de lo que se cree porque siguen al rebaño, “no son modorras, son animales listos”. “Si fueran tan modorras, no me seguiría a mí la madre cuando cojo su corderito para resguardarlo”.

Aunque son de clausura, las hermanas salen del Monasterio y están en contacto con la gente. La hermana Carolina mantiene que se sienten “muy respetadas y queridas en los pueblos”. A veces no siente lo mismo cuando van a otros lugares y se encuentra a jóvenes “en la edad del pavo”. “A veces les notamos una cierta falta de respeto”, dice, pero los disculpa por la edad. Son 10 hermanas en el monasterio y faltan vocaciones, reconoce, “pero no solo aquí. Ahora parece que hay una especie de miedo al compromiso, pero en general”.

Sigue con sus ovejas y los dulces que venden en el monasterio. Tienen la casa de oración cerrada por miedo a la pandemia y a tener que dejar de hacer dulces si enferman. Estos días confían en tener buenas ventas en el monasterio. Las necesitan.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png