17 octubre 2019
  • Hola

Buscan en Salamanca el nido de la avispa velutina

Apicultores y agentes medioambientales extienden su búsqueda a esta provincia y Portugal tras los ejemplares hallados en la parte zamorana de Arribes del Duero

12 oct 2019 / 19:10 H.

Apicultores y agentes medioambientales buscan, de momento sin éxito, el nido de avispas velutinas del que proceden los ejemplares hallados en Fermoselle desde principios de octubre. Fue la Asociación zamorana de Apicultores Apis Durii la que dio el aviso después de que uno de sus socios capturara varias avispas asiáticas en un colmenar situado en la desembocadura del Tormes al Duero, en el paraje conocido como “las dos aguas”.

Desde entonces, principios de octubre, no dejan de caer cada día ejemplares en sus trampas y encontrar el nido, destruirlo y evitar así su expansión en la zona se ha convertido en objetivo prioritario de los apicultores de la zona y también de los de Portugal, que confían también en los pasos que estén dando los agentes medioambientales del país vecino y de la Junta de Castilla y León. De momento los esfuerzos no dan sus frutos por las dificultades de acceso de la zona, que complica la localización. Los esfuerzos se centran en la zona de Fermoselle, pero dado que las avispas pueden volar 2-3 kilómetros no descartan que estén en Portugal o en Salamanca porque los expertos creen que la barrera del Tormes la cruza la temida avispa asiática sin dificultad.

Francisco Alonso, secretario técnico de la asociación Apiis Duri y experto en la avispa asiática, advierte que de no encontrar el nido, la expansión estaría garantizada porque de una reina pueden llegar a nacer hasta 100 y dar lugar a un centenar de nidos más. “Hay que encontrarlo ya porque si se destruye, se paraliza la invasión”, señaló Alonso. Lo que no se explica es cómo ha llegado hasta esa zona, no considerada de riesgo en los protocolos establecidos. “Sí estaba la Sierra de Gata o la de Francia; en Zamora, Aliste; o en Portugal, en la zona de Braganza, pero es un misterio cómo ha podido llegar hasta aquí”, señaló, “porque no tiene ninguna lógica”.