25 mayo 2020
  • Hola

Baudilio Fernández-Mardomingo (exdirector de Producción Agropecuaria): ‘La única forma de enfrentarse a las epidemias es adelantarse a ellas’

Experto en superar crisis de sanidad animal como director general durante 8 años, no entiende que el Gobierno no actuara cuando conoció que el COVID estaba en China

12 may 2020 / 08:18 H.

Baudilio Fernández-Mardomingo, director general de Producción Agropecuaria de la Junta de Castilla y León entre 2003 y 2011, analiza la crisis sanitaria actual a través de su amplia experiencia en sanidad animal.

–Ahora que está tan de moda, ¿para qué se utiliza la técnica ELISA en ganadería?

–La técnica ELISA es una técnica serológica que se basa en la detección de Anticuerpos, cada patógeno origina que fisiológicamente el organismo tanto humano como animal reaccione produciendo anticuerpos específicos contra determinados elementos del patógeno en cuestión, por lo tanto, es una técnica serológica que se emplea para la detección de un gran número de enfermedades en ganadería, por tratarse de una técnica diagnóstica que se realiza sobre suero sanguíneo es una muestra de fácil obtención en campo.

Se ha utilizado para el estudio de seroprevalencia de múltiples enfermedades, por ejemplo en ganado porcino de PPA, PPC, Enfermedad Vesicular Porcina, y por supuesto ha sido la técnica que nos permite diferenciar dos tipos de anticuerpos en la enfermedad de Aujeszky (IgE e IgB) de manera que al utilizar la vacuna marcada (en la que se ha deleccionado la proteína que produce IgE) nos permite usar masivamente la vacuna y diferenciar animales enfermos de vacunados, lo cual ha sido clave en la obtención del estatuto de indemne.

En el ganado bovino es la técnica de elección para el diagnóstico de varias enfermedades de gran importancia económica en ganadería como son la lengua azul y el IBR, pero no debemos olvidar que también se emplea para diagnosticar brucelosis (como técnica complementaria al rosa de bengala y la fijación del complemento) y, entre otras, zoonosis como fiebre Q.

“En el 2004 dotamos de robots a todos los laboratorios de la Región por lo que algún año se han llegado a realizar más de 6.000.000 de test ELISA en la región”

–¿Por qué se elige?

–Por su rapidez, posibilidad de automatización, y adicionalmente porque existen kits diagnósticos comerciales con buena sensibilidad y especificidad. Esto nos permite tener un diagnóstico rápido, fácil y relativamente económico que ofrece grandes posibilidades para la vigilancia epidemiológica.

Ahora que se habla mucho de test hay que aclarar que sensibilidad y especificidad son dos conceptos utilizados en epidemiología que definen en síntesis y coloquialmente, la “fiabilidad”de los test. Se miden en porcentajes, y así, sensibilidad es el número de individuos enfer,mos que son detectados por el test, y especificidad es el porcentaje de individuos no enfermos que realmente lo son.

–¿Hacían test a todos?

–Los planes de vigilancia se adaptan a las necesidades. Por poner un ejemplo, en este momento afortunadamente no tenemos PPA en la cabaña porcina, pero se aplica un programa de seguimiento epidemiológico en la especie porcina con toma de muestras y analíticas en distintas explotaciones ganaderas, de entradas de animales de otros territorios, y se muestrean sistemáticamente a un número de animales para conocer exhaustivamente la situación de la enfermedad.

–¿Es caro el ELISA?

–No, dentro de las posibilidades diagnósticas no lo es, además la automatización que existe en estos momentos en la Red de Laboratorios de Sanidad Animal lo convierte en una técnica de fácil realización. En el 2004 dotamos de robots a todos los laboratorios de la Red, lo que permite que algún año se hayan llegado a realizar más 6.000.000 de ELISA en la región.

“El confinamiento, por otra parte, es la gran herramienta de lucha, pero entendida como la separación de sanos y enfermos. Sin pronóstico, su eficacia es muy limitada”

–Si hubo capacidad para hacerlo en animales, ¿cree que la habría también para humanos?

–Por supuesto. Aprovecho para manifestar mi extrañeza y estupefacción por lo que leo que está ocurriendo en Asturias, donde parece que los microbiólogos se han negado a que los servicios veterinarios colaboren en ese sentido. Deberían leerse y empaparse del concepto “One Health”. Esto es un esfuerzo de todos.

–Si el COVID afectara a animales, ¿cómo habría actuado?

–La única forma de enfrentarse a las epidemias es adelantarse a ellas, corriendo detrás a trompicones siempre gana el virus. Conociendo desde diciembre lo que pasaba en China, el Ministerio de Sanidad debería haber elaborado un Plan de Contingencia conteniendo patogenia, modos y mecanismos de respuesta y necesidades de material y logísticas. En Epidemiología hay que considerar tres conceptos: fuente de infección, mecanismo de transmisión y población sana susceptible, y prever los mecanismos de actuación con relación a los tres factores. La forma de adelantarse a la enfermedad es el diagnóstico precoz, test, y localizar los contactos para, repito, adelantarse. Estamos en una guerra en la que no conocemos al enemigo, no sabemos la morbilidad ni la mortalidad. Desafortunadamente el único dato que podemos seguir es el del número de fallecidos, y esto entre comillas. Ni el número de infectados nos vale, cuanto más buscamos, más encontramos. El confinamiento, por otra parte, es la gran herramienta de lucha, pero entendida como la separación de sanos y enfermos. Confinando como lo hemos hecho, sin diagnóstico, su eficacia es muy limitada. En ganadería es algo más fácil, la inmovilización, que como he dicho es la herramienta fundamental, es más fácil de aplicar, y, aun con un gran coste, menor que en epidemiología humana

PALABRAS CLAVE