18 marzo 2019
  • Hola

Azucarera apuesta por el sector

Cambio de las reglas del mercado del azúcar con nuevos modelos para la remolacha

28 feb 2019 / 12:45 H.

La remolacha es un cultivo que está y ha estado siempre intrínsecamente ligado al campo de Castilla y León, así como de otras zonas del sur de España. De hecho, el valor que aporta, no solo en términos económicos y de empleo, ayudando a fijar población en zonas rurales, sino también agronómicos y medioambientales, ha contribuido a que su cultivo se estratégico y haya sido apoyado desde las distintas administraciones. Además, parte con ventaja respecto a otros países europeos, ya que el rendimiento es significativamente más alto en España.

A pesar de que el contexto de mercado ha cambiado, la remolacha sigue siendo un cultivo con competitivo frente a otras opciones. El sector azucarero ya está compitiendo en un mercado global y liberalizado, lo que ha requerido cambios a todos los niveles, tanto en el campo como en la industria. No obstante, un mercado liberalizado conlleva un proceso de adaptación a un contexto de precios cíclicos, perdiendo cierta estabilidad que aportaban las cuotas, pero también ofrece oportunidades. El nuevo modelo propuesto por Azucarera, por ejemplo, permite obtener unos ingresos superiores a los 42 euros por tonelada con un precio por tonelada de azúcar a partir de los 550 euros. En este nuevo entorno, para competir con éxito, la colaboración entre industria y agricultores es fundamental, por lo que Azucarera planta modelos de integración, con el objetivo de identificar oportunidades de mejora en términos de rentabilidad y comodidad y ponerlas a disposición del agricultor mediante un servicio de calidad.

Por otro lado, se exige también una mejora continua en los procesos de producción del azúcar. De hecho, en Azucarera se han acometido importantes planes de inversión para incrementar la eficiencia de las fábricas, con una inversión ya realizada de 86 millones desde 2012 y otros 69 adicionales en los próximos dos años. Estas medidas se encaminan fundamentalmente a reducir el consumo energético, optimización de procesos, proyectos de innovación, automatización y tecnificación para la optimización de costes, etc. Que permitan el funcionamiento óptimo de las cuatro fábricas de la compañía y mantener el impacto económico que tienen en las zonas de Toro, La Bañeza, Miranda y Guadalete. Ya se anticipa un cambio de ciclo con previsiones de crecimiento en el precio del azúcar, por otro lado, el anuncio las últimas semanas de cierres de fábricas en Europa deja una ventana abierta para cubrir esa producción, por lo que industria y agricultores deben estar preparados para aprovechar al máximo los beneficios de un sector que tiene mucho futuro por delante.

PALABRAS CLAVE