09 agosto 2020
  • Hola

Así se aprovechan las Lentejas de La Armuña cuando no son aptas para el consumo humano

De manera puntual se utilizan como pienso para ganado

09 dic 2019 / 20:12 H.

El aprovechamiento de las lentejas de La Armuña no sólo llega a las cazuelas más exigentes para el consumo humano, sino que ahora también llega, de manera puntual, al pienso para ganado, ya que algunos ganaderos aseguran que se les están ofreciendo lentejas con este destino para el consumo animal. Según apuntan los productores de La Armuña se trataría de legumbres que “no son aptas para el consumo humano”.

En esta horquilla se encuentran tanto las lentejas que son consideradas “viejas” porque tienen entre 4 y 5 años y ya no son adecuadas para preparar un guiso, como aquellas que reciben el nombre de “caídas de criba”. En este segundo bloque se encontrarían otro tipo de legumbres que abarca, desde las que no tienen calidad suficiente para estar amparadas por la Indicación Geográfica Protegida (IGP Lenteja de la Armuña), al estar partidas, no tener el tamaño adecuado, e incluso problemas para comercializarlas por estar manchadas.

Los expertos aseguran que estas partidas de lentejas que se ofrecen para transformarlas en pienso son “minoritarias” y la razón de peso es el precio de esta codiciada legumbre, que este año ronda los mil euros la tonelada, en tanto que la que se ofrece para pienso calculan que “apenas llegará a los 200 euros por tonelada”. En 2019 la cosecha de las “rubias de La Armuña” ha sido bastante corta y apenas han rondado las mil cien las toneladas recogidas que están amparadas por el marchamo de calidad de la IGP. El cultivo de esta legumbre está en manos de doscientas familias que siembran mil hectáreas de lenteja armuñesa.