Pueblos de Salamanca

Así se divertían los niños en los años 50 (segunda parte)

El canalón, el pañuelo, las cerillas o el pico, zorro, zahina, eran algunos de los juegos más populares entre los pequeños de hace medio siglo

22.03.2016 | 17:50
Un instante del juego Pico, zorro, zahina.
Un instante del juego Pico, zorro, zahina.

En la primera parte de esta serie de artículos ya recordamos algunos de los juegos más populares entre los niños de los años 50. Unos más conocidos para las nuevas generaciones, como el escondite o el burro y otros no tanto, por ejemplo el pique o las tabas.
 
En esta segunda publicación volvemos a viajar en el tiempo hasta situarnos en las calles y plazas del pueblo, donde el polvo y la arena eran el escenario de los diferentes juegos infantiles con los que se divertían unos niños a los que le quedaba muy lejos el ordenador, la videoconsola y los teléfonos móviles.
 
Pico, zorro, zahina: Al igual que el salto al burro, era un juego solo para niños y recibía diferentes nombres según el pueblo o la zona geográfica. En Zorita era conocido como “pico, zorro, zahina”. Se hacían dos equipos con igual número de participantes, eligiendo  en cada uno un capitán. Formados los grupos, uno hacia de madre, que de pie se apoyaba en la pared  y sujetaba la cabeza del primer jugador en su cintura, el segundo metía la cabeza entre las piernas del primero y así sucesivamente hasta el último de los participantes.
 
Entonces, el otro grupo empezaba a saltar encima de los que habían formado el "burro", había que saltar cerca de la madre  dejando espacio  para los demás miembros del equipo. El juego consistía en que los que hacían de burro debían aguantar el peso de los compañeros que  habían saltado y  estos no debían caerse, en ambos  casos perdía el equipo que había fallado de una u otro manera.
 
Si no sucedía esto, el juego continuaba, y  uno de los miembros de arriba mostraba a la madre ( como juez del juego) y  decían  pico, zorro, zahina, cada una de estas palabras, coincidía con una postura de las mano, debiéndola acertar, sino era  así, volvían a ser burros y si acertaban cambiaban las tornas. En otras  provincias el juego se llamaba “Churro va” y las palabras  eran “qué  es lo que hay en el mortero, churro, medio manga o mangotero”. 

Cerillas: Las cajas de cerillas de entonces estaban decoradas en la parte de arriba con dibujos de colores, que podían ser animales, o maquinas de ferrocarril. Recortando esta tapa teníamos una especie de cromos de colores, con los que  jugábamos. El juego consistía en poner pegado a la pared el cromo desde una determinada altura dejándolo caer al suelo, si en la caída  tapaba otros cromos, todas eran para ti, si al caer no tapaba ningún, perdías. Lógicamente, ganaba el que más cromos o tapas había conseguido, que eran para él, mientras el resto se quedaban sin ellas.
 
Juego del pañuelo: Este juego puede ser mixto, jugando niños y niñas.  Los jugadores permanecen sentados en el suelo y, con las manos unidas y cantando una canción, hay un persona que tiene el pañuelo y dando vueltas al corro, en un momento determinado lo deposita detrás de uno de los participantes, que debe recogerlo con rapidez y perseguirle antes de que se coloque en el lugar que ha quedado libre en el corro.
 
"Canalones" o huesos de las aceitunas: Los huesos de las aceitunas en mi pueblo tenían un nombre nada ortodoxo, eran los “chochos”,  que lógicamente eran de diferentes tamaños según la clase de aceitunas. Recuerdo que los mayores pertenecían a las llamadas barranqueñas, que siempre había en un odre en la despensa de la casa de mis abuelo en el pueblo.
 
Siempre llevábamos en los bolsos del pantalón especímenes de distintos tamaños para el juego, que consistía en hacer una raya en el suelo de tierra y al final había un agujero que llamábamos “el gua”; cada participante hacia rodar el hueso proyectándole con el dedo medio de la mano sobre el pulgar, lo más cerca posible de la raya hasta introducirlo en el agujero y ganaba el que conseguía meterlo antes.
 
Para leer más publicaciones sobre Zorita de la Frontera pulse aquí.

Puedes subir a ´Viva mi Pueblo´ la información y las fotografías de este u otros municipios salmantinos o mandandarlas a vivamipueblo@lagacetadesalamanca.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Si quieres enviar una noticia para publicarla en este pueblo, pulsa aquí.
Si prefieres seleccionar otro pueblo, pulsa aquí.

También puedes suscribirte a nuestra newsletter pulsando aquí.

El Ayuntamiento

Alcalde 
José M. Partearroyo Rodero 
Dirección 
Plaza, s/n 37408 
Teléfono 
923 53 31 05 

El Municipio

Fiestas locales 
28 y 29 de septiembre 
Dist. Capital 
54 Km. 
 Población 
202 habitantes
 
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies