Pueblos de Salamanca

El potro de herraje, un vestigio del pasado

Este artilugio servía para inmovilizar a los animales a la hora de cambiarles las herraduras o aplicarles algún tratamiento médico

26.02.2016 | 12:02
Dos hombres utilizando el potro de herrar.
Dos hombres utilizando el potro de herrar.

En un viaje a Talavera hace unos días, paseando por los jardines  junto al rio Tajo, descubrí algo que desde los años de infancia y juventud en Zorita de la Frontera no había vuelto a ver. Se trata de un potro de herrar que, como homenaje al pasado, persistía para los nostálgicos como yo. Después de fotografiarlo, he recordado cómo era el que había en mi pueblo, situado  en el barrio de Cantarranas, en un recinto cerrado que llamábamos “el marranera”.
 
El potro estaba construido de madera, el de la foto bajo estas líneas es de piedra, como otros muchos que, deteriorados, persisten en distintas partes de la geografía española, sobre todo en las provincias de Toledo, Ávila y Salamanca
 
Tenía cuatro columnas verticales en forma de cuadrilátero y dos horizontales,  una fija  y otra giratoria que se llamaba rodillo, situado en un plano inferior y  con dos orificios para colocar la palanca, que accionaba las coyundas o correas que  subía y bajaba al animal colgado e inmovilizado
 
En la parte frontal está ubicado el camellón o ublo, que es una yugo individual donde se amarraba la cabeza. De los postes verticales sobresalían, en algunos potros y a poca altura, los caballetes que en algunos lugares se llamaban apoya manos, en los que de forma alternativa se ataban las patas de los animales para cambiar las herraduras.
 
Recuerdo también, como en algunas ocasiones el potro se usaba para la aplicación de tratamientos por parte del veterinario, cuando la medicación o terapéuticas empleadas aconsejaban la inmovilización del animal, como medida de seguridad. Personalmente conseguí aplicar un tratamiento de cirugía  en el año 1962 en un animal de uno de mis tíos  inmovilizado en el potro, cuando estudiaba  uno de los últimos cursos de la carrera de medicina y ya tenía alguna experiencia quirúrgica.
 
El potro o herradero se define como un artilugio que se usaba antiguamente para el herraje de los animales, principalmente bueyes o vacas. Una vez  introducido el animal, por medio  de un sistema de rodillos y correas, se le suspendía en el aire.
 
El herraje del ganado  mular o caballar no resultaba complicado, estos animales se mantienen en tres patas, y no es difícil conseguir que doble las patas delanteras a nivel de la articulación de la rodilla para la colocar la herradura. Más complejo es el caso de los bueyes que no se mantienen en tres patas, por eso se inventó el potro para hacer el trabajo  del herraje con seguridad y sin miedo a coces o cornadas.
 
Para herrar, el herrero usaba el martillo, las tenazas, el pujavante y los clavos. Cuando veía en plena faena al herrador del pueblo siempre llamaba mi atención un aparato que limpiaba el casco del animal  y lo dejaba liso para colocar correctamente la herradura: era el pujavante, como una especie de espátula alargada y plana. Después se colocaban los clavos, que se introducían  inclinados, de dentro hacia fuera y, como sobresalían del casco o pezuña, se remachaban para que no se desprendiera la herradura.
 
La forma de las herraduras se adapta a la morfología del casco o pezuña de cada animal, siendo una pieza única para los caballos y en dos piezas para los bueyes o vacas, que se llaman “chopas” y se colocan en la parte de fuera del casco.
 
El potro de herraje inició sus servicios en el siglo XIX y estuvo en plena vigencia hasta la década de los sesenta del siglo XX, cuando dejó de usarse por la disminución de la cabaña bovina, circunstancia que coincide con la mecanización del campo, desplazando a los bueyes y vacas de las labores del campo. Actualmente, han quedado como recuerdo de otra época
 
En nuestros días, en algunas zonas que han vuelto la vista a su pasado histórico de la sociedad agrícola-rural,  están  reparando y recuperando los potros o artilugios de herraje, como símbolos de un legado que podemos trasmitir a las futuras generaciones

Para leer más publicaciones sobre Zorita de la Frontera pulse aquí.
 
Puedes subir a ‘Viva mi Pueblo la información y las fotografías de este u otros municipios salmantinos o mandandarlas a vivamipueblo@lagacetadesalamanca.es


Potro situado en Talavera de la Reina. Foto: David Rodero

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Si quieres enviar una noticia para publicarla en este pueblo, pulsa aquí.
Si prefieres seleccionar otro pueblo, pulsa aquí.

También puedes suscribirte a nuestra newsletter pulsando aquí.

El Ayuntamiento

Alcalde 
José M. Partearroyo Rodero 
Dirección 
Plaza, s/n 37408 
Teléfono 
923 53 31 05 

El Municipio

Fiestas locales 
28 y 29 de septiembre 
Dist. Capital 
54 Km. 
 Población 
202 habitantes
 
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies