Pueblos de Salamanca

El Molino de Zorita de la Frontera

El pueblo alberga un auténtico museo con miniaturas mecánicas, dignas de admiración

06.10.2015 | 12:40
El viejo molino de Zorita de la Frontera.
San Miguel Arcángel, el día 29 de septiembre, es la fiesta principal de Zorita de la Frontera y este año 2015, he estado en el pueblo con la familia, amigos y conocidos disfrutando de las actividades lúdicas.
Este año han adelantado los encierros para el sábado y domingo, anteriores al día de San Miguel, buscando la llegada de visitantes que, aprovechando el fin de semana, tienen más facilidad para estar en el pueblo; ya que es importante que haya más personas en las calles durante los encierros y en la plaza, donde por la tarde se celebra la corrida.

Uno de los encuentros ha sido con Victoriano (Torano para los amigos), que es familia y uno de los amigos de mi juventud, durante los años que pasaba larga temporadas en el pueblo, mientras estudiaba el bachillerato y los años de la carrera de medicina. Vive en Palacios Rubios, donde alterna el oficio de panadero, con la agricultura.

Paseando conjuntamente por el pueblo, me dice, que tiene previsto durante las fiestas abrir la exposición de miniatura que tiene en la casa de sus padres y donde siempre estuvo ubicado el molino, le manifiesto el interés por verlo y acompañados por otro de sus hermanos, visitamos la exposición.

Son miniaturas mecánicas, que representan escenas de su actividad diaria como: el Molino de Zorita, la parva de las mieses y las mulas o el tractor trillando, una amasadora, el horno de cocción del pan, una noria con los cangilones del agua y el animal moviéndola dando vueltas con los ojos cerrados, el pozo con el cigüeñal, la plaza mayor de Palacio Rubios y algún utensilio más; realizados de tal manera, que todas se mueven y tiene la misma actividad que la realidad de donde han sido imitadas.

Después de felicitarle por la calidad de lo realizado, visitamos las dependencias del Viejo Molino, donde he pasado muchos ratos de mi infancia con él y sus hermanos, disfrutando del molino y jugando en el corral, siempre animado con la llegada de los carros de mulas cargados de costales y sacos, para la molienda del trigo y de los piensos para los animales.

Con la información de Torano, de cómo funcionaba el molino y recurriendo a Internet, he recogido documentación, que me ha permitido recordar cómo era el molino. Las dos piedras o muelas son los elementos fundamentales, movidas por un motor (en algunos otros, es la energía hidráulica).

 La piedra móvil se llama "Correa" y la fija "Solera", por medio de la "rangua" se puede calibrar la distancia entre las dos. En la" tolva" se deposita el grano; "la canaleja", que es una caja oscilante debajo de la tolva, distribuye poco a poco la caída del grano en las ruedas o muelas; va suspendida con cordeles y vibra con "la carraca", que es una pieza estriada que gira solidaria a la muela y hace vibrar a la canaleja. El "guardapolvos", para proteger las piedras para que la harina no se disperse, es de madera y con forma circular o hexagonal.

Otro elemento adicional al molino, pero de importancia es la "cabria", que era una grúa de madera que servía para coger la piedra voladera y sacarla, para arreglar en caso de necesidad, las piedras o muelas se movían accionadas por el rodezno de madera con su eje vertical, que era movido por el motor eléctrico, en otros molinos es la energía hidráulica la que mueve el rodezno. El "saetín o saetillo" es una tobera con salida de agua a presión, para refrigerar el rodezno durante su funcionamiento; finalmente "el alivio" o rueda, que hace de palanca regulable para fijar la distancia entre las dos muelas.

Actualmente y cuando hemos visitado la habitación donde estaba y está ubicado, hemos disfrutado y recordado, cuando le puso en funcionamiento con el motor eléctrico, los dos molinos a través del mecanismos de rodezno que los une, aquello comenzó a moverse con el mismo ruido de hace algunos años, pero sin el polvo de entonces; creo que si hubiéramos colocado grano en las tolvas hubiéramos obtenido molienda.

En las paredes están colgados aperos de labor empleados en la agricultura, y que sería largo de describir, todos y cada uno. Tiene unas aguaderas con los cuatro cántaros y la albarda, que se colocaba en los lomos del burro, para traer el agua del caño del camino de Palacios. Hay también dos cuadros enmarcados donde se describe un poco de la historia del Molino, desde el año 1888, describiendo como el movimiento de la estructura se hacía con un motor de carbón, con un sistema de arranque que era un volante de un metro de diámetro y enormemente pesado; se cuenta que eran necesarios varias personas para conseguir mover el volante. En aquellos años, había que separar a mano las impurezas (piedrecillas, barros etc.) antes de molerle y una vez realizada, era necesario el empleo de un cedazo para separar la harina del salvado.

Un incidente en el año 1926, concretamente un incendio, destruyó parcialmente las instalaciones. Reanudada la actividad, comienza el empleo de los motores de aceite pesado, hasta la llegada de la electricidad en 1922, realizándose una renovación y modernización importante. En el año 1956, el molino dejó de moler trigo, al ser sustituido por fábricas de harina, aunque continúo moliendo piensos.

 

                                   Molino doble en la misma habitación

El molino disponía de mecanismos auxiliares. Primero se pasaba por "la limpia" mediante el movimiento del rodezno y unas poleas, hasta una especie de malla circular donde se separa el grano de las impurezas, para después molerle. En la planta superior se hace el "cernido" llevando la harina en cazoletas en una noria de transporte, pasándola por una serie de tapices de tela de seda, para separar la cáscara del trigo y obtener distintas calidades de harina.

El pago de la molienda se realizaba por el sistema de maquila, quedándose el molinero con una parte proporcional a la cantidad molida. La medida de la maquila venía a representar entre el 8.5% y el 10% de la cantidad de trigo molido. Las medidas se realizaban mediante un recipiente de madera, con una capacidad de 500-600 gramos.
 
En el año 1888 D. Agustín Galiano Miguel, abuelo de Torano y bisabuelo mío, compró el molino de Zorita de la Frontera para fabricar harina y moler cereales, para pienso de los animales.  Más tarde y habiendo  heredado los hijos a la muerte del abuelo Agustín, el tío Pepe el más pequeño, continuó con la actividad de la molienda, que fue seguida por sus hijos, entre los cuales estaba Torano.

Hoy gracias a él, el viejo Molino está cuidado y convertido en un auténtico museo, para la nostalgia y el recuerdo, hasta sabe Dios cuando; desearía que por mucho tiempo, pero mucho me temo, que por la dificultad en su cuidado y mantenimiento, será no tardando mucho, otra parte de la historia de Zorita de la Frontera.


Para enviar o leer más información sobre Zorita de la Frontera pulse aquí

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Si quieres enviar una noticia para publicarla en este pueblo, pulsa aquí.
Si prefieres seleccionar otro pueblo, pulsa aquí.

También puedes suscribirte a nuestra newsletter pulsando aquí.

El Ayuntamiento

Alcalde 
José M. Partearroyo Rodero 
Dirección 
Plaza, s/n 37408 
Teléfono 
923 53 31 05 

El Municipio

Fiestas locales 
28 y 29 de septiembre 
Dist. Capital 
54 Km. 
 Población 
202 habitantes
 
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies