Pueblos de Salamanca

De los disfraces artesanales elaborados por nuestras madres, a los sofisticados de hoy en día

Las costumbres del carnaval actual, aunque mantienen su esencia, nada tienen que ver con las de antaño

08.02.2016 | 20:47
Vecinos disfrazados de las temibles ´sacas´ por carnaval
Vecinos disfrazados de las temibles ´sacas´ por carnaval

Como cada año llegadas estas fechas, afloran a la mente recuerdos de la niñez, de tiempos ya pasados, muy distintos de los que viven los niños actuales. En mis tiempos los disfraces eran mucho más artesanales, no había ni medios materiales, ni mucho menos pecuniarios para acceder a sofisticados disfraces elaborados en serie. Cada madre se ocupaba de confeccionar a sus hijos los  exclusivos atuendos propios de esas fechas, rematados por la sempiterna careta de cartón con su correspondiente goma para fijarla delante de la cara. A todas luces nada que ver con los actuales y flamantes trajes de toda laya que pululan por las calles de cualquier ciudad en tan señaladas fechas.

 
Deliberadamente aludo a las ciudades, porque por desgracia, en los pueblos, al menos en los pequeños, la ausencia de niños es alarmante y notoria, por tanto difícil será poder ver grupos numerosos de enmascarados deambulando por sus calles.

Pero la ancestral costumbre de disfrazarse no es patrimonio exclusivo de los más pequeños, los mayores han utilizado los carnavales para dar rienda suelta a las ganas de vivir justo antes del advenimiento de la  austeridad y rigor de la Semana Santa, cargada de recogimiento y sacrificio. De la misma forma que han cambiado los disfraces de los pequeños, han mutado los de los mayores. Aún me vienen a la memoria aquellos martes de carnaval de mi infancia, en la que las temibles sacas trataban de darnos alcance, y de cómo nos refugiábamos entre las piernas de nuestras madres muertos de miedo, en tanto el que hacía de toro intentaba que saliésemos de nuestro refugio.
 
Como puede apreciarse  en la foto, los disfrazados de sacas tenían escasa movilidad ya que los enormes sacos (sacas) que les cubrían  desde el cuello hasta las rodillas estaban rellenos de hojas de roble lo que les proporcionaba ese aspecto tan grotesco, el llamado toro, tenía la movilidad de la que las sacas carecían, de forma y manera,  que cuando  alguna de estas, persiguiendo a los pequeños, daba con sus huesos en el suelo, era el toro el encargado de ayudarle a levantarse y proseguir con la diversión.
 
Me apena ver, no ya que nadie se vista de saca (algo muy habitual por entonces) si no el que ni siquiera se celebren los carnavales en mi pueblo, todos tenemos los medios suficientes para acudir  a Ciudad Rodrigo, ya nadie se plantea el quedarse en la localidad y revivir tiempos pasados, eso queda para unos pocos nostálgicos amantes de las tradiciones, que estando en franca minoría muy poco es lo que pueden hacer por evitar la desaparición, incluso de la ya extinta presencia de estos ancestrales divertimentos.

Por eso, me he permitido enviar este artículo, para que  de momento, y debido a la plataforma que nos brinda La Gaceta, al menos en la memoria de las nuevas generaciones, sea visible la tradición que en Monsagro existía. 

Para leer más publicaciones sobre Monsagro pulse aquí
 
Puedes subir a Viva mi Pueblo las fotografías e información de este u otros municipios salmantinos o mandandarlas a vivamipueblo@lagacetadesalamanca.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Si quieres enviar una noticia para publicarla en este pueblo, pulsa aquí.
Si prefieres seleccionar otro pueblo, pulsa aquí.

También puedes suscribirte a nuestra newsletter pulsando aquí.

El Ayuntamiento

Alcalde 
 Francisco Ángel Mateos Mateos 
Dirección 
Plaza Mayor, 1 37532 
Teléfono 
923 48 95 03 

El Municipio

Fiestas locales 
28 de enero y 14 de septiembre 
Dist. Capital 
121 Km. 
 Población 
157 habitantes
 
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies