Pueblos de Salamanca

La I Matanza Tradicional, un día para recordar en Mancera de Abajo

Más de 170 vecinos se congregaron en torno a esta tradicional cita gastronómica impulsada por un grupo de manceranos

08.02.2016 | 20:00
La I Matanza Tradicional, un día para recordar en Mancera de Abajo

Este pasado fin de semana marcará un antes y un después en lo que a tradiciones se refiere en Mancera de Abajo; el sábado 6 de febrero se realizó la I Matanza tradicional, actividad impulsada por un grupo de manceranos que se encargaron de organizar y preparar todo para que sus vecinos pasaran un día juntos y que será recordado siempre.
 
Los actos de la jornada comenzaron muy temprano, pese a la tremenda helada que nos había dejado la noche anterior; a las 8:30 de la mañana se procedió con el encendido de la lumbre, la preparación de los pucheros y con la espera de que llegara el cerdo, ya muerto. Una vez que el protagonista del día estaba ante nosotros, la dulzaina local comenzó a crear algarabía al son de la jota y el pasodoble mientras que los allí presentes tomábamos un aguardiente, unas perrunillas y unos huesillos para entrar en calor, algo en absoluto nuevo, ya que lo hacían nuestros antepasados hace muchos años. Sobre las 9:30 horas, Anastasio, el alguacil, anunció con su corneta el inicio del trabajo y lo primero que ordenó fue pasear en procesión al cerdo, todos los vecinos detrás y la música de acompañamiento.
 
El día iba abriendo y el sol se personificaba en la Plaza de la Paz, lo que propició que más participantes acudieran a los actos. El cerdo fue quemado entre pajas, como “a la antigua usanza”, hasta que quedó bien churruscado. Anastasio, dio la segunda orden: hacer una bola de papel, pedir un deseo y lanzarlo a la lumbre. Todos los manceranos obedecimos sin pensarlo. Posteriormente, se lavó el gorrino y se le quitaron las impurezas con los típicos ladrillos macizos. El siguiente paso fue colgarle de la escalera para proceder a su apertura; cuando Tanis empezó a abrir el animal, un olor nauseabundo comenzó a invadir la plaza y muchos de los vecinos se dieron cuenta de que en la matanza no todo es fiesta y color rosa. Tras el vaciado llegó el despiece, donde se enseñó a los niños, bueno, y a algún que otro adulto, cómo se van sacando las diferentes partes y cuál es el destino de las diferentes carnes.
 
La mañana transcurría alegremente con la música, las fotos, el buen ambiente y el sol que nos dio tregua para nuestra jornada. Sobre las 11:30 horas es necesario hacer la parada obligatoria para almorzar, como era típico en las tradicionales matanzas, el hígado y la sangre del cerdo, aunque no todo el mundo fue valiente de probar estos exquisitos manjares. Tras reanudar la tarea, el siguiente paso fue proceder al picado de la carne, hacerla “chichas” y preparar para hacer chorizo, salchichón y farinato, el embutido no se hizo porque el destino de las carnes era la cena de fin de jornada. Antes de comer se enseñó cómo se condimentaban las carnes, es decir, su proceso de adecuación para que “cojan el sabor” antes de ser degustadas.
 
El hambre comenzaba a manifestarse en los estómagos de los vecinos y llegó la hora de la comida, muy típica también, patatas revolconas con un sabor estupendo y posteriormente costilla a la parrilla. El aire comenzaba a manifestarse y la comida fue rápida por este motivo. Posteriormente se lavaron todos los enseres utilizados, mesas, cuchillos, cazuelas y pucheros, la máquina de picar, etc. El tiempo cambió radicalmente, pero por suerte ya habíamos acabado.
 
Por la noche, de nuevo nos reunimos todos los vecinos pero esta vez en el salón del baile, donde cenamos unas ricas sopas de ajo, con las chichas del cerdo y huevos fritos. Posteriormente comimos unos pastelillos y un flan. Un fallo en la luz hizo que el salón se quedara a oscuras y pudimos ver lo que pasaba en la calle: ¡estaba nevando!, unos copos muy grandes caían y en pocos minutos cubrieron tejados, coches y aceras.
 
Pero no acabaron los actos con la cena, hay que recordar que era sábado de carnaval y el bar Cielito Lindo organizó una fiesta de disfraces amenizada por una discoteca móvil en el pub de su propiedad. Durante el baile se repartieron varios premios; Damiana y Tasín ganaron el premio a la pareja que mejor bailaba el pasodoble; Lucía ganó el premio al mejor disfraz infantil; Marisa el galardón al mejor disfraz adulto y Silvia y Belén el segundo premio al disfraz de adulto.
 
Este que escribe, como colaborador de Mancera de Abajo en ‘Viva mi Pueblo’, quiero dar las gracias en primer lugar a Adrián, Sera el Caste, Anastasio, Bautista y todo aquel que tuvo la idea y ayudó con los preparativos. Y en segundo lugar, quiero agradecer a los 172 manceranos apuntados en la I Matanza tradicional, ya que todos juntos pasamos un día estupendo que recordaremos durante muchos años.

Para leer más publicaciones sobre Mancera de Abajo pulse aquí.
 
Puedes subir a Viva mi Pueblo las fotografías e información de este u otros municipios salmantinos o mandandarlas a vivamipueblo@lagacetadesalamanca.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Si quieres enviar una noticia para publicarla en este pueblo, pulsa aquí.
Si prefieres seleccionar otro pueblo, pulsa aquí.

También puedes suscribirte a nuestra newsletter pulsando aquí.

El Ayuntamiento

Alcalde 
 Juan Carlos Zaballos Martínez  
Dirección 
Plaza La Paz, 1 37315 Mancera de Abajo 
Teléfono 
923 56 00 01 

Web www.manceradeabajo.es 
El Municipio

Fiestas locales 
2 y 3 de julio 
Dist. Capital 
48 Km. 
Población 
235 habitantes 



La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies