Pueblos de Salamanca

Los lagares rupestres y su utilidad

En el sur de la provincia salmantina se dan las condiciones necesarias para que estos recipientes se distribuyan por diferentes municipios

01.02.2016 | 21:34
Uno de los lagares que se utilizaron en la antigüedad.
Uno de los lagares que se utilizaron en la antigüedad.

Las lagaretas, piletas, estrujones, exprimijos… son  cavidades realizadas por el hombre en rocas dispersas por el campo. Son unos receptáculos labrados en granito, generalmente de forma rectangular, de unos treinta centímetros de profundidad, de longitud y anchura variable y con agujero de salida que comunica con otra cavidad más pequeña y profunda. Suelen constar  de dos o tres  recipientes. Los más frecuentes son los de dos. En la pila mayor se realizaba el pisado de la uva y a través de un agujero o bocín  se comunica con la  menor, que es donde se recogía el mosto.
 
Seguramente, el mayor número de estos receptáculos en algunas zonas se deba a una mayor intensidad del cultivo de la vid, así como a la abundancia de granito, roca muy resistente a la erosión. Ambas circunstancias se dan en la zona del sur de la provincia y, tal vez por ello, hay lagaretas diseminadas por el campo en toda la comarca.
 
Algunos estudiosos las fechan en la época prerromana y sostienen que eran utilizadas por los pastores o por la  población trashumante para obtener el vino que necesitaban para el “gasto de la casa”. Por su escasa capacidad ha de suponerse que tan sólo cubrirían las necesidades familiares de sus propietarios, dado el carácter de la  economía de subsistencia predominante.
 
En algunos lugares hay una tipología de lagaretas que constan de tres partes: el piso o suelo, el pilón, y el plato. El piso es una zona plana en la parte más alta, que podía ser en la misma lancha de granito o en tierra y era el lugar donde se depositaban los racimos. El pilón era el receptáculo donde se pisaba la uva. El plato es la cavidad donde se recoge el zumo. Básicamente el mismo modo de obtención del vino que hoy, pero con medios muy rudimentarios.

En todo este territorio del sur de la provincia de Salamanca existen un buen número de lagaretas, y en algunos pueblos como es el caso de San Esteban de la Sierra, donde se han inventariado más de cien,  han organizado una ruta senderista conocida como Ruta de los Lagares Rupestres.

En el término de Colmenar se desconoce el número de lagares existentes porque no se ha investigado y tan sólo se conocen algunos de ellos, los más visibles, como es el caso de las de las fotografías que acompañan estas líneas. No obstante, ha de suponerse que quedarán por descubrir otras que el paso del tiempo, la maleza y la erosión han sepultado o no están tan a la vista.
 
 
Cuentan los más viejos del lugar que hubo ocasiones en las que se utilizaron para prensar las aceitunas. Se comenta que algún “valiente” osaba utilizarlas  para  hacer aceite “a calcañal”, con el consiguiente dolor de pies y resultados más que discutibles.
 
Metían en sacos las aceitunas, los remojaban con agua caliente y con los pies descalzos danzando sobre ellos las iban estrujando. Muchas veces tenían que ayudarse con piedras o mazos de madera elaborados allí mismo, o también haciendo una especie de torniquete con un palo en la parte superior del saco al que iban dando vueltas para que al apretarlo saliera el jugo. Así lograban  que pasara el líquido resultante del pilón al plato por el bocín y, por decantación, debido a la diferente densidad, quedara el aceite en la parte superior y debajo los residuos de agua y alpechín. El aceite era trasvasado a cántaros o damajuanas mediante recipientes más pequeños, teniendo mucho cuidado en no mezclarlos. Los residuos de los huesos, -carozo-, y de las pieles y pulpa quedaban dentro del saco, siendo utilizados como alimento para los cerdos, a veces como abono y otras como combustible. En fin, que no se desperdiciaba nada.
 
 
Cuando la necesidad apremiaba y no tenían a mano otros procedimientos para obtener aceite, se utilizaba este método primitivo a la par que audaz, trabajoso, de dudoso resultado y no muy rentable. ¡Pero era lo que había!

Para leer más publicaciones sobre Colmenar de Montemayor pulse aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Si quieres enviar una noticia para publicarla en este pueblo, pulsa aquí.
Si prefieres seleccionar otro pueblo, pulsa aquí.

También puedes suscribirte a nuestra newsletter pulsando aquí.

El Ayuntamiento

Alcalde 
Jaime Macia Viñals 
Dirección 
C/ Larga, 29 37711 
Teléfono 
923 42 00 32 

El Municipio

Fiestas locales 
3 de febrero y 14 de septiembre 
Dist. Capital 
100 Km. 
 Población 
196 habitantes
 
 

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies