Pueblos de Salamanca

Geño Castaño: popular y cercano

Conociendo a fondo a uno de los vecinos más conocidos y populares en Ciudad Rodrigo

29.11.2017 | 21:22
Geño Castaño.

Camina acompasadamente con su pequeña cojera, desde que hace unos años le operaron la cadera. Parece que llevase conviviendo con ella toda su vida, al ver cómo se ha adaptado perfectamente a su nueva situación. Este pequeño detalle, resume la vida de Geño Castaño.

Quedamos en vernos en el hogar Social de Caja Duero para celebrar su cumpleaños.  Después de tomarnos un café con espuma que David prepara con trabajo artesanal, nos fuimos a dar una vuelta a la muralla, cómo no, le dimos un repaso a una vida que no te deja indiferente. Al final nos hicimos unas fotos.

Personaje conocido en muchos ambientes de la ciudad, ha ido sorteando los baches de su camino vital, con gran entereza y sabiduría, quizás mucho mejor que aquellos caminos que debía coger para llegar a su finca de Casasola, que más de una vez hacían agua, siendo complicado llegar a la hora de estar en el tajo. Ha sido su vida una constante adaptación a las embestidas vitales que le han ido llegando, consiguiendo superar con nota cada una de las pruebas.
Motivos ha tenido de sobra para mirar a la vida con el ceño fruncido, pero su carácter bondadoso se ha convertido en su mejor velero para navegar de forma airosa, aprovechando el viento que mejor soplaba en cada amanecer.

Muchos son los vientos que soplan en el altozano de Casasola, tierras desprovistas de vegetación, con demasiadas puertas abiertas a la intemperie, a las que desde muy pequeño no tuvo más remedio que hacerle frente. El ser el mayor de los hermanos, en el campo, lleva consigo el hacerte mayor antes de tiempo, asumiendo responsabilidades y especialmente trabajos que no te corresponden por tu edad.

De eso sabe mucho, nuestro personaje. Pronto se hizo cargo de la finca, cuando su padre cogía a diario la yegua camino de la ciudad. Eran tiempos demasiado oscuros, de arar con parejas, de no saber el día en que estabas, de madrugones olímpicos, de siegas y trillas interminables, de sementeras polvorientas ante la falta de tempero.
Bajabas poco a la ciudad, la gente del campo daba poca opción a la diversión, al desahogo. Te recuerdo con tu gorra, siempre con tu buen carácter, de bar en bar con Chago el de la Muge, Felipe Calditos, los de San Román, tomando unos chatos. Llegó la hora de hacerte hombre, te mandaron a África, hasta para eso tuviste mala suerte con el sorteo, el primer nieto Castaño y se va a servir a África. Pasaste de la poca vegetación a la nada de nada. Tampoco te quejaste, en tu DNI llevas incorporada una buena dosis de resignación.

A la vuelta, sacaste pronto el carnet de conducir, fuiste de los primeros agricultores en mecanizarte. Aquel tractor Land Rover marcó una época, delimitando claramente su recorrido con las explosiones que emitía, hoy habría sido complicado que pasase la ITV. Pronto llegaría la segadora atadora que echaba la mayoría de haces desatados, a la que había que ayudar cuando el trigo tenía mucho bálago. Después la trilladora Ajuria, empacadora,  aperos de labranza, no solo para vuestra finca sino para echar horas fuera. La paja que os sobraba la vendíais por remolques con redes trenzadas sobre palillos puntiagudos.

La liberación te llegó cuando ya tenías unos años. Decidiste vivir la vida, hasta entonces demasiado oscura y dura, lanzándote al ruedo de la diversión, "a la perdición de los bares de copas, a las ventas  del fino La Ina", como dice Sabina.

Fueron años de compaginar trabajo por el día y vivir la noche a tope, mostrando tu lado más simpático y alegre, haciendo amistad con gran cantidad de gente, especialmente más jóvenes que tú, lo que te ha permitido que seas ahora un personaje muy conocido por muchos paisanos, especialmente los jóvenes,  que te tratan con mucho cariño.
Cuando te jubilaste, dejaste la finca, pero seguirás siendo Geño  el de Casasola, empezaste a disfrutar de ese tiempo nuevo, con tu vida mucho más asentada, con tus amigos. Como buen campesino, sigues madrugando, es fácil verte pasear por las mañanas con Luciano, Juanma? o dar una vuelta a la muralla con Ángel Rodríguez. Por las tardes, paseas en la solana  de  la puerta de Santiago con Pedro, o con cualquiera que encuentres, pues haces buenas migas enseguida.

Aficionado a los toros, te conoces al dedillo los carteles de las ferias y donde las televisan, pronto estás en el bar cogiendo una buena barrera. Llevas haciéndolo muchos años, quizás te metiera el gusanillo tu tío Clemente, al que los toros corrían por su  sangre. Fuiste durante muchos años su fiel compañero. Con exquisita puntualidad, colocabas cada día la talanquera en la plaza de toros "Obispo Téllez", para disfrutar y comentar los dos juntos  la corrida. También, cuando sus piernas y vista le fallaron, le informabas todos los días de lo que pasaba en la calle, que tanto echaba en falta.

Repasando esa mañana quiénes eran tus quintos,  te conservas bastante mejor que la mayoría de los que aún viven, quizás porque eres tú el dueño de tu tiempo, sabiendo administrarlo para sacarle el máximo jugo desde que te llegó la jubilación y colgaste los aperos de labranza.

Que sigas muchos años paseando por la ciudad, recibiéndonos siempre con una sonrisa, charlando en cada esquina con el primero que te encuentres, por la muralla desde donde siempre echarás un vistazo a tu Casasola, como hiciste el domingo, ejerciendo de cronista en la sombra, de lo cotidiano que día tras día se va colando por esta ciudad, rompiendo la oscura monotonía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Si quieres enviar una noticia para publicarla en este pueblo, pulsa aquí.
Si prefieres seleccionar otro pueblo, pulsa aquí.

También puedes suscribirte a nuestra newsletter pulsando aquí.

El Ayuntamiento

Alcalde 
 Juan Tomas Muñoz Garzon 
Dirección 
Plaza Mayor, 27 37500 
Teléfono 
923 49 84 00 

Web www.aytociudadrodrigo.es 
El Municipio

Fiestas locales 
20 de enero y 8 de septiembre 
Dist. Capital 
88 Km. 
Población 
13.209 habitantes 


La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies