Pueblos de Salamanca

Pregón de las Fiestas de agosto de Aldeanueva de la Sierra 2015

Texto íntegro del encargado de abrir los actos festivos, el Dr. Jose Maria Garcia Sanchez

23.11.2015 | 17:54
Pregón de las Fiestas de agosto de Aldeanueva de la Sierra 2015
Pregón de las Fiestas de agosto de Aldeanueva de la Sierra 2015

Las pasadas fiestas de agosto, los vecinos de Aldeanueva de la Sierra y todos aquellos de los pueblos de alrededor y visitantes que disfrutaron de ellas, pasaron unos grandes días rodeados del mejor ambiente y participando en las entretenidas actividades que la corporación municipal había organizado en la localidad.

Entre todos los eventos celebrados del 6 al 9 de agosto, destacó el pregón que daba comienzo a las fiestas, pronunciado por 
el  Dr. Jose Maria Garcia Sanchez  y que gozó de una gran aceptación por parte de todos los presentes, ya que se sintieron muy identificados con sus palabras y su sentimiento hacia el pueblo. Aquellos que no pudieran asistir a este emocionante momento, podrás conocer de primera mano en qué consistió; y los que lo escucharan entonces, recordarán su contenido. 


Autor y orador: Dr. Jose Maria Garcia Sanchez

Buenas noches a todos.

Como pregonero de las fiestas de agosto del año 2015 quiero empezar estas palabras manifestando mi más sincero agradecimiento a la comisión de festejos que me ha invitado a inaugurarlas; y por supuesto, con especial detenimiento quiero agradecer también a todo el Ayuntamiento de Aldeanueva por concederme este honor:
Efectivamente, como ya se ha referido en el programa, yo nací en Aldeanueva, al igual que mis padres, Aníbal e Isabel, mis abuelos, y parte importante de mis bisabuelos, hasta perderse mis antecesores en el tiempo, viviendo y muriendo en este queridísimo pueblo.

Me empeñé en nacer aquí. Sorprendí a mi madre, con el ajuar preparado, para marcharse al hospital de Salamanca. No dio tiempo. Como a otros muchos niños, nos atendió la partera, la señora Delfina. La traigo al recuerdo a esta mujer que de manera sencilla cumplió un papel tan importante en beneficio de toda la comunidad. Digo, me empeñé en nacer aquí, pues ya quería quedarme, a diferencia de lo que le sucedió a Clarín que simplemente lo parieron en Zamora, aunque nunca más se acordó de aquella tierra. Pero en su descargo diré, sin embargo, que escribió una de las mejores novelas en lengua española de la segunda mitad del siglo XIX, y de todos los tiempos, “La Regenta”.
Fue aquí, precisamente, donde descubrí el mundo de los sentidos, y que de manera indeleble llevo siempre conmigo: el olor a hierba recién segada, el olor a heno, el olor cálido de las tenadas, la luz refulgente de las primaveras cuando acompañábamos, mi hermano Ángel y yo, a mi padre, que preparaba los aperos de labranza para aricar; y en Otoño, las faenas de arado y vertedera. Los haces de trigo amontonados en la era; el chasquido del bálago por el trillo, con el calor inmisericorde del medio día, dando vueltas y vueltas a la parva recién estrenada; los sabores…Peña Tintera.
En esa época vivía en la casa, hoy de la familia de Ángel y Tomasa, al lado de la que entonces era la de mi abuela Genoveva, hoy el “Bar Faisán”, luego, en la casa, hoy de la familia de Pivo y Oliva y ahora, en la casa de David y Ángeles, con mi mujer y mis hijos, que participan de estos sentimientos.
 

Uno de estos años pasados, que tuve ocasión de ojear el libro del registro civil en el Ayuntamiento, pude corroborar este fuerte arraigo que mantengo con Aldeanueva, además del arraigo sentimental, el arraigo familiar. Fue emocionante para mí comprobar, en el análisis de estos libros, las firmas de dos de mis bisabuelos por parte de madre, precisamente en las actas de nacimiento, entonces abultadas de niños:
Uno de mis bisabuelos en calidad de testigo, Rogelio García, decía, muy probablemente su familia una de las primeras familias moradoras de esta “nueva-aldea”, junto con otras familias. Y mi otro bisabuelo, José María Sánchez, me llamo así por él, en calidad de Secretario del Ayuntamiento y también, el Maestro de la localidad. Veis, como decía Torcuato Fernández Miranda, insigne político de la transición española,
“…la historia se repite pero no se parece”. 

Rogelio García también es el abuelo de Mele, Angelina, Agustina, Carmina y Rojo… Frutos y Pili; y el bisabuelo, José María, también bisabuelo de Fausto, Dolores, Tomasa, Jero y Consolación… y de Angelines y Teresa. Y ambos, abuelos de Herminia, Guille, Horacio, Ene, Pilar y de mi madre.

Por parte de padre, baste recordar al bisabuelo Florencio Martín, que también lo es de Chanita, Poli, Fina, Paz, Mª Luz, los dos Carlos, Ernesto Tinín, Olivita y Roberto y Héctor, de la Argentina, entre otros; y de los primos de Cereceda y Vizcaya.
Recuerdo también los primeros años de la escuela donde aprendí a leer y a escribir, ¡entendedme, de aquella forma!, con los compañeros de pupitre, como Mimi…, o Julio, que me enseñaba a hacer cuentas mientras éste, atendía las cabras. Recuerdo también a Pedro, a Canor, a Jose, a Santines, ya en el recuerdo, entre otros.

También recuerdo el desasosiego que me provocaba que se me pudieran borrar los deberes que llevaba en la pizarra escritos con el pizarrín que extraíamos y aguzábamos en la gavia, junto al cementerio.

Recuerdo la escuela, los sabañones, la lata de kilo de sardinas sujeta con un alambre y repleta de borrajo de la lumbre del día, tapada con mucha ceniza caliente del día anterior, para conservar el calor, ¡qué tiempos aquellos!.
Traigo estos recuerdos espigados a bote pronto, por las siguientes razones:

1.- Porque esta tierra me atrae con una atracción telúrica, y me concede el privilegio de regresar a ella volviendo al mundo de la infancia, al mundo de los recuerdos.

2.- También lo traigo al recuerdo en señal de gratitud de todos nuestros antepasados, y que yo he focalizado en mis abuelos, como vosotros haréis con los propios. Ellos como nosotros ahora, avanzaron en la historia común de nuestro pueblo, como avanzan todos los pueblos, a veces en línea recta y a veces en línea zigzagueante, pero siempre avanzando. Como decía el poeta León Felipe, de Zamora y un poco de la Sierra y de Sequeros: ‘’…el tiempo camina sin cesar y el hombre camina sin pararse’’.
Antes y ahora construyeron y construimos un proyecto común, producto de la razón, pero también del sentimiento, todos desde el pasado estamos llamados a hacer futuro.
3.- Pero fundamentalmente lo traigo al recuerdo para que sirva a las actuales generaciones, sobre todo a las más jóvenes, para que, analizada esta pequeña historia de esta pequeña comunidad, os identifiquéis como miembros propios, os ilusionéis y proyectéis todo vuestro saber en la continuación de este proyecto.
4.- Por último, traigo también a colación la pequeña historia personal, no tanto para añorar el pasado, pues el retorno a la infancia nunca es completo. Lo traigo, no para convertirme en estatua de sal, como la mujer de Lot, a fuerza de mirar hacia atrás, sino, reitero, aludo al pasado fundamentalmente para coger impulso y construir el futuro yo, y todos vosotros.

Ya han pasado muchos años del éxodo de un gran número de familias, fundamentalmente en la década de los sesenta y principios de los setenta, que dejaron el pueblo para un mejor vivir fuera de él, con las nuevas oportunidades de trabajo que ofrecían otras comunidades más ricas y con unas fuentes de empleo en el sector industrial y de servicios que nuestro pueblo no podía ofrecer.

Así es como varias familias recalaron en Vizcaya, Barcelona, Madrid, Pamplona… Yo, ahora, os animo a esta tercera generación:
- que os habéis formado adecuadamente en esas comunidades, 
- que os habéis pertrechado de nuevos conocimientos, que os habilitan para la nueva economía, 
- que penséis con la razón y lo aderecéis con el corazón, que esta tierra ofrece posibilidades, que es cuestión, sobre la base de la información que disponéis, tener imaginación y una pizca de arrojo.

Veo con enorme satisfacción pequeñas iniciativas de desarrollo, la reserva cinegética de un lado, la industria agroalimentaria de otro, la pequeña industria turística, y para ello se dispone de una herramienta muy importante, las nuevas tecnologías, la informática y la telemática.

Tenemos la obligación de creer que si disponemos, como así sucede, de las materias primas básicas sobre las que se construye la nueva economía del desarrollo, hay que encontrar la fórmula para completar el proceso productivo, y eso se consigue desde el mundo del conocimiento que ya disponéis, y a los jóvenes os corresponde básicamente esta responsabilidad.

¡Qué placer me causaría y sin ninguna duda nos causaría a todos los que ya estamos entrando en una edad provecta, que cuando viniéramos a nuestro pueblo en épocas distintas a los meses de verano, pudiéramos encontrar, siquiera media docena más de casas abiertas, con nuevas familias acompañando a las que ya existen y proyectadas todas al desarrollo común!.

Todos tenemos que convencernos de que este reto es un desafío posible, pero ahora lo que toca es disfrutar y divertirnos un año más, en estas fiestas de Agosto que nos permiten, a todos juntos, soñar.
Muchas gracias y muy buenas noches.
 

Puedes subir a la sección Viva mi Pueblo de LA GACETA las fotografías e información de este u otros municipios salmantinos o mandandarlas a vivamipueblo@lagacetadesalamanca.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Si quieres enviar una noticia para publicarla en este pueblo, pulsa aquí.
Si prefieres seleccionar otro pueblo, pulsa aquí.

También puedes suscribirte a nuestra newsletter pulsando aquí.

El Ayuntamiento

Alcalde 
 Mª Angela Rosa Macias Fuentes 
Dirección 
Plaza de la Constitución, 1 37691 
Teléfono 
923 16 44 00 

El Municipio

Fiestas locales 
4 de juni y 14 de agosto 
Dist. Capital 
61 Km. 
 Población 
113 habitantes
 
 


La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies