Pueblos de Salamanca

Déjate sorprender por el Museo Arqueológico Padre Belda

A menos de dos kilómetros de Alba de Tormes se encuentra el Monasterio de San Jerónimo, que acoge la muestra promovida por este sacerdote y que recorre la historia del ser humano

13.04.2016 | 17:54
Déjate sorprender por el Museo Arqueológico Padre Belda

Alba de Tormes cuenta con un interesante museo dentro de las dependencias del Monasterio de San Jerónimo. El Padre Ignacio María Belda, gran aficionado a la arqueología, recopiló a lo largo de su vida innumerables piezas formando el “Museo Didáctico de Prehistoria Padre Belda”.
 
Inaugurado en 1982, su finalidad era mostrar a los alumnos un acercamiento a la prehistoria y los primeros periodos de la historia a través de su cultura material. Como merecido homenaje a su fundador, ya fallecido, se rehabilitaron los restos de la antigua iglesia monacal, del siglo XV y declarada Monumento Histórico-Artístico junto al resto del conjunto, para convertirla desde 2008 en la actual sede del museo.
 
La exposición ofrece al visitante un recorrido histórico a través de la cultura material desde los orígenes de la presencia humana hasta la edad Media, con especial protagonismo a la época prehistórica. Su magnífica selección de piezas reúne, junto a los instrumentos líticos, cerámicas y útiles metálicos auténticos, algunas reproducciones de fósiles humanos y piezas de arte mueble. También cuenta con una interesante colección de piezas geológicas y objetos precolombinos.
 
Tras una presentación de su fundador, el recorrido se centra en los primeros pobladores, que obtenían sus alimentos mediante la recolección y la caza, para lo que empleaban instrumentos elaborados con piedra. Estas primeras culturas materiales están representadas por una importante colección de piezas del Paleolítico y del Mesolítico, procedentes principalmente del sur de Francia y de las terrazas del Tormes. Los cantos tallados y bifaces achelenses, fabricados en sílex o cuarcita por el Homo Heidelbergensis, son los objetos más antiguos que conserva el Museo. Este utillaje, al avanzar el tiempo, se vuelve más variado y de menor tamaño. Muestra de ello podemos contemplar puntas de flecha, raederas o denticulados musterienses, raspadores y puntas gravetienses, las típicas hojas de laurel del Solutrense, hasta llegar a los microlitos o pequeñas herramientas propios del Mesolítico.
 
Tras la sedentarización que da paso al Neolítico, la caza y la recolección de carácter nómada son sustituidas por la agricultura y la cría de animales domésticos, avances que propician la introducción de la cerámica, que permitía conservar y transportar mejor los alimentos, y el pulimento en los útiles de piedra.
 
Más adelante encontramos materiales de la Edad del Cobre y de contextos megalíticos, cultura que protagonizó el inicio de la metalurgia, con las primeras hachas y puntas de flecha de cobre. De la Edad del Bronce, con nuevos útiles más resistentes, destaca una importante colección de vasijas de la cultura Cogotas I.
 
Tras un repaso por la Edad del Hierro, periodo representado por la aparición de los castros y del que se muestran vasijas cerámicas y tinajas, junto a puñales, placas de cinturón, fíbulas y otros elementos propios de la sociedad del momento, el conocimiento de la escritura nos introduce en la época histórica.
 
La época de la dominación romana está representada por una muestra entre la que podemos admirar vasijas cerámicas de “terra sigillata”, monedas, lucernas, un fragmento de mosaico o una estela del siglo III d. C.
 
La época visigótica también tiene su presencia, destacando varias placas de esquisto con inscripciones encontradas en el embalse de Santa Teresa. Una muestra de piezas medievales entre las que se recoge un sepulcro procedente de la desaparecida iglesia de San Miguel da paso a la última sala, dedicada a la colección etno-arqueológica. En ella llaman la atención una cabeza reducida de jíbaro, un fragmento de tapa de un sarcófago egipcio o un magnífico crucifijo esmaltado de Limoges.
 
En el bajocoro, varias esculturas de ángeles procedentes de los restos del monasterio sirven de colofón a este recorrido que desde aquí os invito a conocer y, sin duda, os va a sorprender.
 
Para leer más publicaciones sobre Alba de Tormes pulse aquí.
 
Puedes subir a ´Viva mi Pueblo´ la información y las fotografías de este u otros municipios salmantinos o mandarlas a vivamipueblo@lagacetadesalamanca.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Si quieres enviar una noticia para publicarla en este pueblo, pulsa aquí.
Si prefieres seleccionar otro pueblo, pulsa aquí.

También puedes suscribirte a nuestra newsletter pulsando aquí.

El Ayuntamiento

Alcalde 
 Jesús Blázquez Gómez 
Dirección 
Plaza Mayor, 1 37800 
Teléfono 
923 30 00 24 

El Municipio

Fiestas locales 
27 de agosto y 15 de octubre 
Dist. Capital 
22 Km. 
 Población 
5.341 habitantes
 
 


La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies