¿Puede convivir el lobo con la ganadería al sur del Duero?

La especie se ha asentado con solidez en Salamanca con tres manadas en Vitigudino, Las Arribes y Topas. Mientras los defensores consideran que es una reconquista legítima, los ganaderos suman pérdidas diarias.

14.04.2016 | 11:48
Ganadero junto a sus ovejas atacadas por un lobo el pasado enero
Ganadero junto a sus ovejas atacadas por un lobo el pasado enero

Calificar como polarizadas las posturas a favor y en contra del lobo es decir poco en el caso de Salamanca, donde defensores y detractores encuentran menos puntos en común que los políticos nacionales en una "mesa a tres". El colectivo que más alza su voz es de los ganaderos, que casi a diario hacen pública su impotencia ante nuevos ataques que acaban con el ganado y provocan pérdidas inmediatas, con la muerte de los animales, y diferidas, con fallecimientos posteriores, abortos y problemas para que las hembras vuelvan a quedar preñadas. Todo a pesar de que buena parte de los profesionales ya han invertido en medidas preventivas, como levantamiento de cercas, adquisición de perros mastines y estrategias de protección con la salvaguarda de los rebaños en los establos.

En pocos años han pasado de considerar al lobo como un problema del pasado a convivir con él a diario. Según los últimos datos de la Junta „antes de que se disparara la cifra de ataques„, en Salamanca se contabilizaban tres manadas permanentes con cerca de nueve miembros cada una. Una está asentada en la zona de Las Arribes, otra en Vitigudino y la última en Topas.

La presencia de la especie al sur del Duero está más que demostrada, pero los ganaderos siguen esperando meses para cobrar las compensaciones, mientras contemplan con impotencia cómo fracasan las medidas de control „con las que desde enero se pretende dar caza a tres ejemplares sin que por el momento se haya logrado ninguna baja„. La presión que soportan desde hace cinco años los profesionales salmantinos se ha incrementado un 84% según la Junta de Castilla y León. Solo en 2015 se cifraron en 160 los ataques, uno cada dos días de media„ con el resultado de 416 cabezas de ganado muertas.

En el lado opuesto se encuentran los defensores del lobo, que con la ley en la mano recuerdan que el marco legislativo europeo, a través de la Directiva Hábitats, obliga a mantener las poblaciones en un estado favorable de conservación. Mantienen que con las matanzas que aprueba la Administración "es imposible cumplir este imperativo legal".

Los colectivos conservacionistas han protagonizado varias manifestaciones en las que se han demandado que se preserve la especie, la última en Madrid el pasado 13 de marzo bajo el lema "Lobo vivo, lobo protegido". En opinión de los colectivos conservacionistas "está más que demostrado" que abatir lobos no consigue reducir los ataques al ganado, sino que acrecienta el problema. En cuanto a la política que se lleva a cabo al norte del Duero, donde se establecen controles de las manadas a través de los cupos de caza, dado que se considera especie cinegética, los conservacionistas directamente lo califican de "matanza" ineficaz.

¿Qué soluciones propones o cómo te afecta este problema?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies