¿Merece la pena tener abierto un colegio con menos de 7 alumnos?

Por un lado, permite la enseñanza más directa, pero también se relacionan menos con otros niños

10.04.2016 | 11:44
Clase de gimnasia en el colegio de Ledrada, cabecera y centro principal del CRA "Los Robles".
Clase de gimnasia en el colegio de Ledrada, cabecera y centro principal del CRA "Los Robles".

El mantenimiento de la escuela rural con centros en los que apenas quedan cinco o seis niños es uno de los temas de debate recurrentes por las ventajas y beneficios que puede suponer más allá del mero gasto económico que conlleva su mantenimiento.

Los colegios rurales, con pocos niños, permiten una relación más cercana e intensa entre alumnos y profesores, estos últimos son los que se mueven de pueblo en pueblo. Además, mientras el colegio está abierto hay vida en el pueblo y movimiento durante el día. Se mantiene, además, el vínculo con las raíces y con la familia y mejora la seguridad de los escolares al no tener que viajar en autobús hasta otros pueblos.

Y es que hay niños de colegios como Pinedas que viajan todos los días 25 kilómetros ida y 25 de vuelta para acudir a clase hasta Béjar por carreteras que, aunque mejoran poco a poco, no dejan de ser vías de montaña. Una opinión compartida por Javier Valencia, padre de Peñacaballera, al explicar que "las clases son más directas, contribuyes a que se mantenga ese servicio en la localidad y hay menos probabilidades de que se produzca acoso". Asimismo, se evita "el estar en carretera y las relaciones con los niños y los padres creo que pueden ser mejores".

En opinión de Domingo González, de La Maya, los colegios rurales son "importantes para fijar población en el medio rural y que los niños puedan quedarse en el pueblo".

Por el contrario, hay quienes defienden que los colegios rurales con pocos niños no son del todo positivos para los pequeños, pero no tanto por la calidad educativa, si no por el complemento de más actividades extraescolares o por el fomento de la relación entre más niños de la misma edad.

Y es que, en muchos pueblos, se da el caso de que cada alumno es de un curso y se pierde ese aliciente de participar de actividades con niños que comparten edad y formación. Influye también la cuestión económica, sobre todo para las grandes administraciones, que apuestan por agrupar ya los colegios en CRA (Colegio Rural Agrupado) con el objetivo de compartir recursos.

Ideas para que los niños no se vayan del pueblo

El colegio de Pitiegua, del CRA La Armuña, tiene cuatro alumnos y se verá obligado a cerrar el próximo curso porque descenderá el número de niños. "Una pena", según dice el alcalde, Julio Marcos, ya que económicamente no nos supone mucho al Ayuntamiento y las familias pueden tener a sus hijos en el pueblo". Y es que el dinero es una de las armas con las que cuentan los pueblos pequeños para intentar mantener los colegios abiertos. Lo hacen con ayudas que fomentan la natalidad o, directamente, con ayudas al estudio.

En este segundo caso, Las Veguillas tiene ahora 8 alumnos y el Consistorio ha puesto en marcha descuentos para material escolar con el objetivo de que mantengan a sus niños en el colegio del pueblo.  

En el caso de las ayudas, San Miguel de Valero, por ejemplo, entrega 300 euros anuales durante cuatro años a los niños nacidos y empadronados en el pueblo. En total, 1.200 euros que suponen un apoyo a las familias del pueblo y que colaboran con el mantenimiento de servicios como el colegio.
 
En otros casos, es el ofrecimiento para reabrir el bar del pueblo o algún negocio cerrado anteriormente el que puede atraer a familias con niños. Sucedió una década atrás con programas como "Abraza la tierra", que conectó a familias de otras procedencias con el medio rural de las sierras de Béjar y Francia.  

Los hay también que aprovechan sus recursos para ofrecer más servicios a los niños y jóvenes. Es el caso de Cespedosa de Tormes, donde se inauguró el mes pasado una ludoteca como complemento al colegio y la biblioteca.

¿Qué opina sobre el mantenimiento de las escuelas rurales con escasos alumnos y la repercusión en los niños? 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies