EN DIRECTO
Liga Femenina | Perfumerías Avenida 77 - Bembibre 65 (final del partido)
LANZAMIENTO

Los nuevos MacBook Pro carecen de puertos: ¿innovación o atraso?

Apple ha optado por dejar solo conexiones USB-C, algo que no ha gustado a mucha gente al generar problemas de compatibilidad

23.12.2016 | 12:47
Imagen del nuevo MacBook Pro 2016

El pasado mes de octubre Apple presentó la renovación de sus MacBook Pro 2016, los ordenadores portátiles más potentes de la compañía que llevaban meses rumoreándose. Entre los diferentes cambios estéticos y las mejoras de hardware, una de las cosas que más está dando que hablar es la eliminación de puertos para dejar solo conexiones USB-C, algo que no ha gustado a mucha gente. La tecnología avanza. Prácticamente cada día hay un nuevo descubrimiento que modifica, añade o reemplaza cosas ya existentes.

Muchos de estos hallazgos o invenciones acaban llegando a la electrónica de consumo más tarde o más temprano y los cambios no son siempre fáciles de aceptar o de asumir, sobre todo si son algo que cambia nuestras costumbres o nuestra forma de funcionar. Apple es una de esas grandes compañías cuyo nombre siempre ha estado asociado a innovación, pero últimamente parece que sus decisiones no son más que un quebradero de cabeza para los usuarios.

Está claro que lo que hoy en día es un estándar tecnológico – como los puertos USB o el jack de auriculares – dentro de un tiempo será algo obsoleto (ya pasó con el CD, por ejemplo), pero, ¿Apple está realmente arriesgando al incorporar novedades útiles y con futuro o es más bien un atraso?


DETALLES DE LOS PUERTOS DEL MACBOOK PRO 2016
En esta ocasión, la compañía de la manzana mordida ha decidido apostar por puertos USB-C Thunderbolt 3. Los modelos de 13 y 15 pulgadas que incluyen la pantalla táctil o ´Touch Bar´ llegan de fábrica con cuatro de estas entradas, dos en cada lateral del ordenador; las versiones de ambos tamaños que no cuentan con la pantalla solo llegan con dos puertos en uno de los laterales.

El foco de la polémica viene por la poca versatilidad que tienen actualmente si hablamos de conectar otros aparatos del mercado o si hablamos de productividad. Si miramos a nuestro alrededor, pocas son las cosas que tenemos a mano con una conexión USB-C. Con un poco de suerte, tendremos algún teléfono móvil con esta entrada, como el LG G5 o el Nexus 5X/6P, pero lo común es que no sea el caso.

Pero, ¿qué características tienen las nuevas entradas USB-C?
El mayor problema reside en la compatibilidad con los accesorios que se quieran conectar
. ¿El disco duro externo que tienes en el cajón? USB 2.0/3.0. ¿Tu monitor de ordenador? HDMI. ¿Tu iPhone o tu Galaxy S7? USB o microUSB. ¿La tarjeta de memoria de tu cámara de fotos? SD. Hay que comprar adaptadores para poder enchufar cualquier cosa y eso no es buena señal. Si ya de por si los MacBook Pro 2016 han sufrido un aumento de precio considerable, los usuarios tienen que hacer un desembolso aún mayor para poder utilizar todas las cosas que usaban antes. Este tipo de ordenadores tienen un gran uso profesional. No son pocos los editores de vídeo, fotografía o sonido, junto con los que necesiten mover grandes cantidades de archivos o una máquina potente y portátil, que se van a tener que comprar mil y un adaptadores para seguir utilizando el ordenador igual que utilizaban los modelos más antiguos.

Hay quienes hablan de que esto es una maniobra de Apple para conseguir que sus clientes se dejen aún más dinero en sus productos. Otros hablan simplemente de un grave error de equipo. Un bajo porcentaje de usuarios está conforme con el cambio. ¿Innovación o atraso? Ambas cuestiones son ciertas. Innovación porque de aquí a unos años (meses, incluso, dependiendo del resto de compañías) el USB-C será un auténtico estándar, como lo es hoy en día el USB 3.1 o como lo fue en su momento la ranura de CD en los ordenadores – la tecnología avanza nos guste o no -. Atraso porque para ser totalmente eficiente o productivo, tienes que llevar siempre contigo un montón de cables con los que conectar el resto de tus cosas al ordenador (y gastar más dinero en ellos).

Cuando salió a la venta el Galaxy S7, Samsung señaló que no había incorporado el USB-C como conector en los terminales porque el resto de cables y accesorios no estaban preparados para ello, a pesar de que el propio conector es mucho más que interesante. Apple se ha tirado a la piscina, como ya hizo poco tiempo antes al quitar el Jack de 3,5 de su iPhone 7, y solo el tiempo hará que la balanza se decante por el éxito o por la metedura de pata.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies