SANTA MARTA

Los timos de alquileres que llegan también a Salamanca

Una mujer de Santa Marta se ha topado con que el contrato del piso que firmó no es válido porque el arrendador no es el dueño. Había abonado 600 euros, la limpieza y la pintura del inmueble

18.03.2018 | 11:37
Imagen del ´pre-contrato´ firmado.

Las vacaciones de verano se acercan y los especialistas en los ´alquileres fantasma´ lo saben. Un timo, el del alquiler de viviendas inexistentes o simplemente propiedad de otras personas, que en los últimos años no ha dejado de aumentar a lo largo de toda la geografía nacional. Una estafa que ha pasado de lo vacacional al resto del año, de la costa al interior y que en la provincia no ha pasado de largo.

En febrero de 2017 la Guardia Civil destapaba uno de los casos más llamativos en la provincia: catorce personas se veían afectadas por una estafa en el alquiler de viviendas particulares para acudir a eventos con motivo de la celebración del Carnaval del Toro. Catorce casos en los que el el autor se apropiaba de los adelantos realizados por las víctimas, que entregaron en cada caso un importe aproximado de 250 euros.

El viernes a mediodía se producía una nueva denuncia, esta vez en Santa Marta. Una mujer manifestaba entonces que tras poner un anuncio en internet para el alquiler de un piso en la localidad, recibió respuesta el pasado día 6, cuando una persona que decía tener un piso disponible se puso en contacto con ella a través de WhatsApp y teléfono. Acordaron que el alquiler sería de 300 euros mensuales, pese a que al principio le pedía 380 euros y el alquiler incluía agua y comunidad.

Tres días después, el día 9, firmaron un contrato de arrendamiento y la mujer le hizo entrega de 600 euros -un mes de fianza y un mes de alquiler- aportando copia del contrato, del justificante de pago y del DNI del arrendador. La persona que le alquiló el piso dijo ser el propietario del mismo.

Durante esta semana estuvo limpiando la casa una persona que los perjudicados contrataron a tal fin -trabajó unas 10 horas-, mientras que un amigo se encargó de pintar el piso.

El viernes por la mañana, cuando la mujer llegó al piso, comprobó que el bombín de la cerradura y una ventana estaban rotos, había muebles dentro que no eran suyos, las cosas estaban fuera de su sitio y lo que es peor, en la mesa encontró una nota que ponía más o menos: "cuando entres en casa deja las llaves en esta mesa porque el contrato que habéis hecho no es válido, no quiero llamar a la Guardia Civil para que te saquen, si haces esto no pasará nada, aquí se queda todo".

Fue entonces cuando llamó a la Guardia Civil y cuando los agentes se personaron allí, le dijeron que la habían estafado: "La persona con la que llegamos a un acuerdo y con la que firmamos el contrato era la pareja de la propietaria, y por lo visto actúan juntos para ejercer este tipo de estafa", manifestó a LA GACETA un allegado a la denunciante y también afectado. Además, el suyo no había sido el único caso.

La Guardia Civil investiga los hechos, mientras los afectados tan solo quieren alertar "para que estos delincuentes no vuelvan a aprovecharse de gente de buena fe", señalan. Sabedores de que firmaron "en un exceso de confianza", avisan a otros usuarios para que extremen medidas tales como formalizar la entrega a través de un documento legal y pedir al arrendador copia de la escritura para asegurarse de que es realmente el propietario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Pueblos de Salamanca
 
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies