REYES MAGOS

Los salmantinos retan a la lluvia para recibir a los Magos de Oriente

Miles de familias salieron a la calle para disfrutar del recorrido de la comitiva por Salamanca | Sus Majestades no llevan a cabo su tradicional saludo desde el Ayuntamiento

05.01.2018 | 20:40
Los salmantinos retan a la lluvia para recibir a los Magos de Oriente

Con una lluvia incesante durante toda la tarde y con miles de niños pendiente del tiempo, los Reyes Magos decidieron mantener la ilusión de las familias a pesar de las precipitaciones que estuvieron presentes durante la mayor parte del recorrido de la Cabalgata. Los paraguas tornaron su vocación tradicional de recogida ´ilegal´ de caramelos —prohibido desde 2017— a su función habitual para resguardarse de la lluvia. 

Media hora antes de que se iniciara la cabalgata, cientos de familias se apostaban en el parque de La Alamedilla para ver la salida de los Reyes Magos. El ´aparcamiento´ de la carroza de la Estrella de Belén con todas las luces encendidas acalló las voces de los más agoreros que durante todo el día temieron la suspensión. Las sirenas de los coches de la Policía Local que abrían el desfile hicieron realidad lo que muchos creían imposible: los Reyes estaban en la calle. A pesar de la lluvia que cayó con estrépito desde las siete de la tarde, nadie se movió de su sitio. Ya fuera la plaza de España, Puerta Zamora, plaza de la Fuente o Plaza Mayor en todos los tramos hubo caras llenas de ilusión.

Por seguridad, varios grupos de animación no pudieron formar parte del desfile —la Agrupación Musical de la Expiración por el daño que podían sufrir los instrumentos o los zancos galácticos por el peligro que entrañaba el espectáculo—. Otros como los patinadores de la Escuela Municipal de Música y Danza prescindieron de los patines pero mantuvieron sus trajes de muñecos de nieve para ayudar en el reparto de caramelos. A lo largo del desfile, varias carrozas perdieron su iluminación, al igual que en algunas medusas. El séquito se vio mermado en algunos carruajes, determinado seguramente por las bajas de última hora de los más pequeños. Todas las incidencias fueron resueltas a lo largo del camino. 

El paso de Melchor, Gaspar y Baltasar por la ciudad fue el más rápido de los últimos años con menos de dos horas de duración. La intensidad de la lluvia y evitar que se alargara la espera de los niños estuvo detrás de la celeridad de la comitiva. Sus Majestades llegados desde Oriente suspendieron el saludo tradicional en la Plaza Mayor debido a las precipitaciones que aún caían en la ciudad. En torno a las nueve de la noche, los Reyes Magos llegaron al colegio Rufino Blanco desde donde iniciaron la noche más larga e ilusionante del año. 
 
El concejal de Cultura y Turismo, Julio López, agradeció al séquito real su implicación para que la cabalgata saliera adelante y a los miles de salmantinos que esperaron bajo la lluvia el paso de los Reyes. La Policía Local ayudó a localizar a una docena de niños que se habían perdido de la mano de sus padres. Finalmente, todos volvieron con sus familias. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies