LA GACETA, CONTRA EL GOLPE DE ESTADO

"Me niego a ver cómo los independentistas trituran la democracia que tanto esfuerzo ha costado"

Los salmantinos muestran su apoyo al editorial de La Gaceta contra el chantaje de los secesionistas y comparten en Twitter sus opiniones en la etiqueta #SalmantinoconEspañayCataluña

26.09.2017 | 19:42

Los salmantinos han comenzado a adherirse a la campaña 'salmantinos con España y Cataluña" promovido por LA GACETA y que se desarrolla a través de comentarios en twitter. "Me niego a ver cómo trituran la democracia que tanto nos ha costado" o "Por la Unidad de España, Cataluña ha sido, es y será siempre España", son algunos de los tuits recogidos por este diario.
El periódico invita a aportar comentarios al editorial publicado el pasado domingo bajo el titular: "La hora de no ceder al chantaje" y cuyo texto es el siguiente:
España vive uno de los momentos cruciales en su historia de cinco siglos como nación. El ataque de los separatistas catalanes ha supuesto la crisis más grave para la democracia desde el golpe de Tejero y, aunque el levantamiento de carácter dictatorial y populista encabezado por la Generalidad está condenado al fracaso, lo cierto es que los españoles no habían vivido un asalto de tal calado a los cimientos de la convivencia y a la unidad del país en las últimas décadas.

La escalada secesionista en Cataluña es la consecuencia de una larga serie de errores en la política nacional de los últimos cuarenta años. La Transición fue en su día un modelo de cómo saltar de la dictadura a la democracia sin derramamiento de sangre y con un espíritu de reconciliación envidiable, pero ese éxito indudable se consiguió a base de concesiones que ahora nos pasan factura. La gran equivocación de quienes pactaron la Constitución del 78 fue configurar un Estado de las Autonomías sin marcar un techo de competencias para las 17 regiones en las que se dividió (nunca mejor dicho) España. Esa indefinición ha permitido durante estas cuatro décadas que los nacionalistas hayan ido arrancando concesiones, en un continuo ejercicio de chantaje a los gobiernos de la nación, y que a la postre el Estado haya desaparecido de los territorios con mayores cuotas de autonomía. La decisión de dejar la educación, la recaudación de impuestos o el control del orden público en manos de partidos de declaradas intenciones separatistas ha permitido que los traidores al frente de esos gobiernos regionales hayan podido utilizar todo el poder transferido por el Gobierno central para instruir a sus ciudadanos en el odio a España y para construir sus propios ´miniestados´.

Los ciudadanos de Cataluña han disfrutado durante este tiempo de las mayores cotas de autonomía concedidas a cualquier región en Europa, pero eso no ha sido suficiente para los dirigentes nacionalistas, que han aprovechado ese poder para atentar contra la unidad de España convocando un referéndum ilegal, saltando con todo descaro por encima de la Constitución, de su Estatuto de Autonomía y soslayando cualquier mínimo requisito de democracia y transparencia.

Los acontecimientos vividos en Barcelona durante los últimos días confirman el carácter golpista, dictatorial y supremacista del PdeCat, de Esquerra, la CUP, la ANC y Ómnium, que, con el apoyo inestimable de un partido procomunista y asambleario como Podemos, han decidido emprender el camino de la secesión por encima de las leyes y de la democracia.

La respuesta del Gobierno de la nación, aunque tardía, está siendo mesurada y eficaz. No es el momento de lamentar lo que hubiera ocurrido si Rajoy hubiera tomado medidas contra los golpistas cuando empezó a quedar meridianamente claro su propósito delictivo. Ahora es el momento de estar con la Constitución, con el Gobierno de todos los españoles, con la Justicia de todos los españoles y con las fuerzas del orden que defienden la aplicación de las leyes y velan por la convivencia pacífica entre todos los ciudadanos.

El golpe de Estado encabezado por Puigdemont, aunque dirigido de hecho por los anarquistas de la CUP, no puede ni va a triunfar, pero el Estado de Derecho debe estar preparado para afrontar las consecuencias del conflicto provocado por los nacionalistas. PP, PSOE y Ciudadanos han de aparcar por una vez sus intereses electorales en favor de los valores nucleares de la ley, la justicia, la democracia y la Constitución.

Los jueces y fiscales, y de su mano la Guardia Civil y la Policía Nacional, se ocuparán de evitar el referéndum, pero la verdadera victoria sobre los golpistas está en las mano de Rajoy, Sánchez y Rivera. Solo ellos pueden conseguir que tras el 1-O se abra un periodo de reflexión que nos lleve a corregir los errores del pasado en lugar de cargar el futuro con dinamita cediendo más fondos y competencias a los secesionistas o a quienes aspiran a serlo.

Tras lo que con toda seguridad será una pantomima, un burdo remedo de votación y una más que probable declaración de independencia unilateral y patética, el Gobierno y los partidos constitucionalistas deben resistir la tentación de ceder al chantaje de los nuevos inquilinos de la Generalidad (los actuales debería estar para entonces camino de la cárcel) y del PNV, porque ha llegado el momento de frenar la loca carrera hacia mayores cotas de autonomía y arbitrar los mecanismos que permitan mejorar la convivencia entre todos los españoles.

PARTICIPA EN LA CAMPAÑA POR LA UNIDAD DE ESPAÑA
Desde LA GACETA os animamos a que participéis en una movilización a través de las redes sociales a favor de la unidad de España. Tan sólo habrá que publicar un tuit con el hastag o etiqueta #SalmantinoconEspañayCataluña y si quieres, expresa los motivos por los que quieres que la unidad de España no se rompa, como desean los separatistas a través de un referéndum ilegal.

Algunos de los tuits de apoyo a la unidad de España:









Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies