SANIDAD

Alfonso Alonso: "El gran reto es hacer sostenible el sistema de pensiones y la sanidad"

"Tenemos un índice de satisfacción de los hospitales y centros de salud por encima del 80 por ciento"

24.05.2016 | 11:31
Alfonso Alonso.
Alfonso Alonso.

Dicen que Alfonso Alonso (Vitoria, abril 1967) es un “animal político” y experiencia no le falta. Licenciado en Filología Románica y Derecho, ha sido concejal y alcalde de Vitoria, diputado, portavoz del Grupo Parlamentario Popular y ahora ministro. Su llegada a Sanidad fue como una tabla de salvación para uno de los ministerios más cuestionados del Gobierno Rajoy. Su predecesora, Ana Mato, le puso el listón bajo, pero él en el año y medio que lleva ha sabido granjearse el respeto de todos los sectores. El jueves explicará en el Foro GACETA los retos que tiene el Estado del Bienestar.

–¿Cómo se encuentra la sanidad, ministro?
–Pues según el último Barómetro Sanitario en muy buen estado. Tenemos un índice de satisfacción de los hospitales y centros de salud por encima del 80 por ciento. Creo que la sanidad española es de tremenda calidad en atención al ciudadano. A partir de ahí, está necesitada de reformas, pero goza de buena salud.

–Después de conocer el Ministerio de Sanidad, ¿cree que es sostenible un sistema de salud universal y gratuita?
–Bueno, el sistema de salud no es gratuito. Lo pagan los ciudadanos con los impuestos. Conviene tener esto muy presente. Es una prioridad y por tanto se hace un gran esfuerzo presupuestario cada año. Si hay que ajustar otros gastos, habrá que ajustarlos porque la sociedad quiere que se priorice en salud.

–Me refiero a gratuito porque cualquiera, independientemente de su condición y de si está trabajando o no, recibe asistencia sanitaria.
–Sí, los políticos decimos muchas veces lo de gratuito porque no tiene un copago asistencial, no se cobra al usuario, pero todos lo estamos pagando y esto tiene mucho valor. Naturalmente cuesta y por tanto, hay que hacer siempre un esfuerzo de racionalizar, de priorizar bien y de garantizar que sea sostenible porque los recursos no son ilimitados. Creo que la cultura de la sostenibilidad se ha introducido en los últimos años porque hemos vivido una crisis muy fuerte que ha afectado a los presupuestos públicos, pero es una cultura que está para quedarse también en los tiempos de bonanza. Hemos hecho avances decisivos. Por ejemplo, en el tema del gasto en farmacia se ha acumulado un ahorro esta legislatura de 6.000 millones. Y todos los esfuerzos que hagamos para ser más eficientes redundarán en la mejora de los profesionales y en la mejora en la atención que podemos dar a los ciudadanos.

–¿No falta mayor coordinación entre las comunidades en el tema sanitario?
–El órgano de coordinación es el consejo interterritorial. Pienso que más que la coordinación, lo que hay que mejorar es la integración del sistema, porque cada comunidad autónoma ejerce responsablemente en su ámbito de competencia y nosotros en ese sentido no lo discutimos. Las personas viajan por el territorio y es verdad que no está bien resuelta la movilidad. También vamos buscando una especialización porque no podemos tener todos los servicios de alta especialización en todos los hospitales y en todas las comunidades. Este tipo de servicios tienen que centralizarse y lo que tenemos que hacer es garantizar que los pacientes puedan acceder a ellos. Es decir, coordinar es integrar el sistema para que no haya inequidades. Un ejemplo es el plan que permitirá que el tiempo de diagnóstico de los problemas de salud poco frecuentes con base genética se reduzca a meses. Para ello, hemos designado tres hospitales: Santiago, Sevilla y Madrid.

–¿Se siente culpable del incumplimiento del déficit de las comunidades por computar el medicamento contra la hepatitis?
–No, no, en absoluto. Eso ha supuesto una décima. Aquí la clave era que 52.000 personas pudieran acceder a los nuevos tratamientos. Nuestra capacidad normal con el presupuesto que teníamos, unos 250 millones de euros al año, no nos lo permitía. Pero la gente no podía esperar. Hemos atendido ya a 50.000 pacientes, nuestro objetivo eran 52.000 personas, y lo hemos hecho de golpe, pero ¿a quién íbamos a hacer esperar? Es un gasto que se produce un año pero, si lo miramos desde el punto de vista económico, va a producir unos ahorros extraordinarios a futuro porque estas personas se ven libres de esa infección en su organismo y su pronóstico mejora en muchos de ellos y se garantiza la supervivencia y la calidad de vida. Esto ahorra dinero y sobre todo no sé cómo se puede valorar la calidad de vida de estas personas que van a poder, muchas de ellas,volver a reintegrarse a una actividad y trabajar. Yo creo que eso del déficit está muy bien, pero son más importantes las personas que el déficit.

Lea la entrevista completa en la edición impresa de hoy de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies