REPORTAJE

La industria de cal morena de Fuenteguinaldo forma parte de la historia

Su uso sirvió para la construcción del Fuerte de la Concepción o para reparar la muralla de Ciudad Rodrigo, pero la llegada del cemento puso fin a su uso

30.07.2017 | 04:45
Abraham Torrens y Olegario Villoria en el exterior de uno de los hornos de cal morena.

Durante muchos siglos Fuenteguinaldo fue una gran productora de cal morena, un material que tiene los mismos usos que el cemento y que se obtiene de la cocción de piedras calizas, muy abundantes en esta localidad ya que cuenta, todavía hoy, con varias canteras.

La cal guinaldesa abastecía a gran parte de la provincia de Salamanca y se exportaba a Portugal, incluso se utilizó para la construcción del Real Fuerte de la Concepción y para la reparación de la muralla de Ciudad Rodrigo tras el asedio napoleónico de 1810.

Con la llegada del cemento, la industria de la cal -que se utilizaba como mortero en la construcción- empezó a desaparecer en Fuenteguinaldo, y en 1964 el cese de esta actividad fue total, extinguiéndose los caleros en la comarca.

Abraham Torrens, de 89 años, es el propietario de uno de los hornos que se empleaban para la cocción, aunque ya lo compró en desuso. "He intentando mantenerlo en buen estado y limpiarlo porque estaba un poco abandonado. La verdad es que no lo vendo porque mi mujer y mis hijos no quieren. Recuerdo perfectamente cuando el pueblo vivía de esta actividad, ahora en Fuenteguinaldo ya no hay nada, no hay ningún tipo de industria".

El municipio salmantino era el mayor productor de cal morena y cuenta todavía con unas 20 canteras de piedra caliza camufladas por el paisaje, escondidas entre matojos y ramas, en desuso y a la espera de que alguien las redescubra.

Olegario Villoria, guinaldés de 60 años y forjador de profesión, fue la última persona de la comarca en utilizar un horno para la elaboración de cal morena, aunque de esto ya han pasado más de 20 años. Nunca hubo un calero en su familia pero sí recuerda que algunos de sus parientes se dedicaban a transportar el producto elaborado.

En la época de mayor actividad, Fuenteguinaldo contaba con más de 6 hornos que daban empleo a más de 20 personas cada uno, además de todos los trabajos relacionados como la retirada en las canteras de la piedra caliza o la recogida de las "escobas", la retama con la que se prendían los hornos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Pueblos de Salamanca
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies